Cristina se recupera en Olivos de su fractura de tobillo

La Presidenta se encuentra haciendo reposo en la residencia presidencial tras haber sufrido una fractura bimaleolar sin desplazamiento en su tobillo izquierdo.
Sábado 27 de diciembre de 2014
La presidenta Cristina Fernández se reponía en la residencia de Olivos de una fractura en el tobillo izquierdo que sufrió en Santa Cruz y que determinó su regreso anticipado a Buenos Aires para seguir con los cuidados médicos que requiere la lesión.

A través de un comunicado de la Unidad Médica Presidencial, se reportó que la jefa de Estado sufrió "una contusión del tobillo izquierdo, lo cual le produjo una fractura bimaleolar sin desplazamiento".

"Se indicó inmovilización, tratamiento sintomático y control evolutivo", agregó el parte que firmaron los médicos Marcelo Ballesteros y Daniel Fernández.

La mandataria retornó anoche en el avión Tango 01, a pesar de que tenía previsto hacerlo recién el próximo lunes, para retomar la actividad oficial.

Tras arribar al Aeroparque Metropolitano, donde se la pudo ver en una silla de ruedas, Cristina Fernández fue derivada al sanatorio Otamendi, en el barrio porteño de Recoleta, donde fue asistida para luego ser trasladada a la quinta de Olivos, donde descansaba hoy. El portal de noticias OPI Santa Cruz informó que la jefa de Estado había sufrido un accidente doméstico en su casa de Río Gallegos y fue llevada por su hijo Máximo Kirchner, junto a la custodia presidencial, al Hospital Regional de esa ciudad.

La mandataria decidió su retorno inmediato a Buenos Aires porque en el Hospital de Río Gallegos, el más importante de la provincia, no se pudo avanzar con los estudios médicos, ya que no funcionan ni el tomógrafo ni el resonador, según el mismo sitio de noticias.

La jefa de Estado había sufrido un esquince de tobillo izquierdo en marzo pasado cuando se encontraba en Roma y por ese motivo asistió a una audiencia con el papa Francisco en el Vaticano con una férula.

El último problema de salud que presentó Fernández de Kirchner fue una sigmoiditis que la obligó a ser internada el 2 de noviembre, también en el Sanatorio Otamendi.

Allí permaneció hasta el 9 de ese mes y luego debió guardar reposo varios días más en la residencia de Olivos.