CORRUPCIÓN K

Cristina, De Vido, J. López y Clarens: una sociedad que duró hasta el mismo 10 de diciembre

Viernes 17 de agosto de 2018

Cristina Kirchner y Julio De Vido

Julio De Vido solía decir antes de ir preso que que José López, el tucumano guitarrista, no era su “mano derecha”. En parte, tenía razón. Claro que suena poco creíble que alguien que estaba bajo la órbita de su poderoso ministerio pudiera tener independencia de maniobras. Algo de eso había. Es más, hasta el 10 de diciembre de 2015 funcionó una sociedad de hecho en el manejo de la obra pública: CFK-José López-Lázaro Báez y el financista Ernesto Clarens.

 

Cuenta la leyenda que, cuando Néstor Kirchner se murió, la entonces presidente no quería saber nada con que le acercaran las valijas llenas de fondos producto de las coimas por la sobrefacturación de las obras pública, entre otras cosas. Eran tiempos donde testigos aseguraban que desde el aeropuerto de Don Torcuato, por la noche, partían vuelos al sur con los famosos bolsos deportivos. “Néstor es un enfermo de tener la plata en efectivo”, aseguran haberle escuchado decir, muchas veces, a un hombre clave en toda esta historia: Ernesto Clarens.

 

Clarens es quien armó INVERNES, que se suponía significaba Inversiones Néstor, y habría sido quien en su momento le recomendó a Néstor Kirchner que guardara en billetes de 500 euros porque ocupan menos espacio.

 

Muerto el ex presidente, CFK y Máximo se habrían dedicado a buscar los cuadernos donde Néstor anotaba todos los manejos que hacía. A pesar de no querer ver valijas, a Cristina Kirchner la plata le interesaba -y mucho-.

 

El flujo de plata habría seguido estando como antes o más. Con una diferencia. CFK nunca simpatizó mucho con De Vido, como no quería a todos aquellos que eran parte del entorno de su marido. Otros casos notorios fueron los de Larcher y Jaime. Entonces, Máximo Kirchner se apoyó mucho en Lázaro Báez y allí José López creció en influencia.

 

La operatoria habría pasado a ser de la siguiente manera: José López tenía el listado de las obras que había para hacer. En Olivos definían qué empresas ganarían la licitación y le llevaban el listado a Ernesto Clarens, quien en sus oficinas de Puerto Madero, detrás del hotel Hilton, habrá sido quien recaudaba lo que correspondía. Esto habría funcionado así hasta el mismísimo 10 de diciembre. Por eso, De Vido dice que no era su mano derecha José López.

 

Clave sí era Ernesto Clarens, quien eligió para vivir el Country Aires del Pilar, donde aseguran que tiene una casa Lázaro Báez que nunca visitó pero que siempre estuvo lista, como si fuera a llegar en cualquier momento. Es más, aseguran fuentes del lugar que José López solía ir a jugar al fútbol a unas canchas ubicadas sobre la calle Oliden, que pertenecerían, justamente, al propio Clarens. Todo tiene que ver con todo, solía decir la ex presidente.

Cristina Kirchner y Julio De Vido, Sebastián Dumont, Diario 26 

Por Sebastián Dumont

Periodista de Canal 26

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM

Julio De Vido
José López
Ernesto Clarens
Corrupción K
Lázaro Báez