Nahir Galarza - Entrevista cárcel

Nahir Galarza, la joven condenada por matar a Fernando Pastorizzo el 29 de diciembre de 2017, brindó una entrevista donde reveló sus pensamientos y sentimientos desde el penal de Paraná, Entre Ríos.

 

La joven confesó ante Infobae que "está más satisfecha en este Servicio Penitenciario", ya que en la comisaría de Gualeguaychú “estaba sola, encerrada y que ni siquiera la dejaban comer”.

 

"Ahora asisto a un taller literario. Es el único al que puedo ir porque está en un pabellón de seguridad y no se me permite juntarme con las demás internas. Me gusta la poesía y la literatura, así que el único taller al que tengo permitido ir es el de literatura y poesía. Las otras actividades son yoga y meditación y educación física. Me gusta yoga y meditación porque estiramos, hacemos todas las posiciones y además usamos la otra mitad de hora para meditar", contó la joven.

 

"Nos apagan las luces, es como que bajás un cambio entre tanto lío que es acá adentro, está bueno estar en silencio, aunque sea por un rato y que te vayan guiando y liberando todas las tensiones, los pensamientos, que son tan difíciles de dejar de pensar en algún momento. Eso me gusta. Me relajo totalmente o por lo menos lo intento. Al ser guiada se te hace más fácil que estar sola entre tanto quilombo. El ambiente ya cambia. Estamos en silencio o a veces nos ponen alguna música tranquila", agregó sobre su presente en la cárcel.

 

Luego, se continuó: “Cuando empecé con contención psicológica se me vine el mundo abajo. Volver a revivir todo, y pensar lo que me había pasado, no solamente en ese momento y en ese día, sino anteriormente. Esto no viene de ese año o ese día, viene desde mucho tiempo. Creo que la peor parte ya la pase, porque estaba sola y no tenía a nadie, solo a mí misma, así que cambié mucho en mi forma de ser”.

 

Confesó que “siempre va a llevar el dolor” del momento del crimen y que se siente mal porque “terminó muriendo una persona joven”.

 

“Ese peso lo llevaré toda mi vida. Yo hice el duelo que tenía que hacer. […] Declaré en el juicio porque lo tenía que hacer, dar una explicación y me pareció que tenía que desprenderme de todo eso”, agregó.

 

Explicó que no quiere hablar de “ese tema” porque ya declaró todo en el juicio. “Yo creo que todo pasa por algo, y creo que si no estuviera acá, en la cárcel, estaría en un lugar peor”, sostuvo.

 

Subrayó que siente que “perdió totalmente la privacidad, ya que todo el mundo la conoce en la cárcel” y que por ejemplo no le preguntan el nombre. “Creo que mostraban lo que se vendía. Me hicieron un objeto. No se hablaba de mí como una persona si como un producto que se vendía”, sentenció.

 

Opinó que fue “injusto” que mostraran las fotos de sus redes sociales y que contó “sabía que iba a tener prisión perpetua porque toda la sociedad pedía aquella pena”.

 

La joven, por último, admitió que se acercó a la religión, practica yoga y meditación, que disfruta de los talleres literarios que ofrece el Servicio Penitenciario.