El fiscal Gustavo Gerlero pidió una pena de 17 años de prisión para los hermanos Alan y William Schlenker como acusados del homicidio del barrabrava de River Gonzalo Acro, en calidad de "coautores", aunque interpretó que los imputados sólo pretendían "lastimar" a la víctima en el marco de la interna de la hinchada "millonaria".

Al hacer su alegato ante el Tribunal, el fiscal también pidió 18 años para Pablo "Cucaracha" Girón, 17 para Martín "Pluto" Lococco, 20 para Ariel "Colo" Luna, y 21 para Rubén "Oveja" Pintos, este último al acumularse una condena anterior.

A todos, el fiscal los acusó por homicidio simple con dolo eventual, y a Luna lo catalogó como el "autor material" del crimen ocurrido en el barrio de Villa Urquiza.

El jueves, la familia de Acro, por medio de las abogadas Claudia Olveira y Cristian Polleti, había pedido que los seis acusados fuesen condenados a prisión perpetua, a los Schlenker bajo la figura de "instigadores" y a Luna también como "autor material" del crimen.

Para el fiscal Gerlero, hubo un "acuerdo de voluntades" entre los imputados para perpetrar el crimen, y a Luna lo ubicó como el autor material de los disparos.

Gerlero consideró que entre los acusados sólo "la idea era lastimar a Acro" nada más, y así evitar que la facción de Adrián Rousseau, de quien la víctima era el lugarteniente, retome el control de la tribuna con el comienzo del campeonato Apertura de 2007.

Sin embargo, el fiscal explicó que todos "sabían del riesgo más grave que podría realizarse pese al bajo calibre del arma", un 6.35.

En su alegato, Gerlero reconoció que no está identificado quien habría instigado la agresión: "todos se indujeron en función de un objetivo. Es imposible saber quién indujo a quién. Es imposible establecer que la orden hubiera sido la de matar, y si hubiera sido esa la orden, es imposible saber quién la dio".

Ahora, el Tribunal Oral Criminal Nº 15 (TOC15) dispuso un cuarto intermedio hasta el 27 de junio próximo, día en que alegarán los abogados de Alan Schlenker, y luego continuarán el resto de las defensas.

Acro fue asesinado el 7 de agosto de 2007 al salir de un gimnasio de Villa Urquiza, oportunidad en que se encontraba junto con Gastón Matera, herido en la agresión.

La hipótesis principal es que el crimen tuvo lugar por una disputa feroz entre dos facciones enfrentadas en la barrabrava de River, una liderada por Alan Schlenker y la otra por Adrián Rousseau.