SEGÚN LA UIA

Números en rojo: la producción industrial retrocedió 1,9% en mayo

Al difundir su informe, la cámara empresarial además alertó que la tendencia bajista se profundizará. La producción estará condicionada por la desaceleración en ramas asociadas a la construcción, el impacto de la sequía en la agroindustria, el incremento del costo del crédito y un menor dinamismo del mercado interno.
Jueves 19 de julio de 2018

Producción Industrial

La actividad industrial en mayo presentó una contracción del 1,9% en comparación con igual período del año pasado y, de este modo, redujo al 2,4% el crecimiento acumulado en los primeros cinco meses, según un informe difundido por la UIA.

 

Con relación a abril, la actividad manufacturera registró una disminución del 1,8%, indicó la cámara empresarial, que a su vez alertó que la tendencia bajista se profundizará.

 

Al respecto, indicó que la producción estará condicionada por la desaceleración en ramas asociadas a la construcción, el impacto de la sequía en la agroindustria, el incremento del costo del crédito (en particular de las pymes) y un menor dinamismo del mercado interno.

 

Noticias relacionadas

Los datos preliminares de la producción industrial de junio muestran una desaceleración con respecto a sus volúmenes previos, sostuvo la UIA.

 

Los primeros informes de junio señalan que los despachos de cemento cayeron 2,8%, los insumos para la construcción también bajaron 5,4%, y la producción automotriz se contrajo 13,4%, debido en gran parte al paro de camioneros en Brasil a principios de mes.

 

"Los sectores que venían siendo más dinámicos comenzaron a desacelerarse, empezando a observar una merma en la actividad", consideró la entidad y agregó que "el crecimiento observado en diversos sectores no alcanzó para compensar la caída del resto".

 

Entre los rubros con registros positivos se destacan metales básicos (10,1%), impulsados por la actividad automotriz y petrolera; automotriz (3,5%), favorecido por la recuperación de la actividad brasilera, y minerales no metálicos (+3,2%).

 

El informe indica que se verificó una baja en los despachos de cemento debido a la atenuación de la obra pública y la construcción privada y a una base de comparación mayor a la de los meses previos.

 

Por el contrario, el sector metalmecánico presentó una contracción del 1,1%, registrando una reducción en maquinaria agrícola, que venía siendo la más dinámica.

 

El rubro alimentos y bebidas cayó un 4%, aunque sin considerar el resultado de aceites, se mantuvo en el mismo nivel del año anterior y el rubro farmacéutico, cuya caída en las ventas acumuló en enero-mayo una baja del 1,8%.

 

"Continúa habiendo rubros con fuertes bajas, tales como textil e indumentaria y calzado, a los que se suma la producción química y petroquímica (12,3%), afectada por el cierre de algunas plantas de fertilizantes y básicos inorgánicos", advirtió la central fabril.

 

En cuanto al empleo registrado en el sector manufacturero, se observó en abril (último dato disponible) una contracción mensual por quinto mes consecutivo, siendo del de 0,31% (3.722 puestos de trabajo) y una baja de 1,5% con respecto al mismo mes del año anterior.

Producción industrial
Caída
UIA
Mayo
Economía argentina
Economía (Finanzas)

Guzmán sobre negociación de deuda: "Hay una distancia que cubrir en términos económicos y también legales"

El ministro de Economía dijo que reestructurar los 66.238 millones de dólares que se pretende es un "proceso complejo, que lleva tiempo y requiere mucho diálogo".
Jueves 25 de junio de 2020

El ministro de Economía, Martín Guzmán, NAEl ministro de Economía, Martín Guzmán, en webinar de Bloomberg. NA.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó hoy su "esperanza" de llegar a un acuerdo con los acreedores externos y señaló que si bien hubo avances con un grupo de tenedores aún "hay una distancia que cubrir en términos económicos y también legales" con otro.

 

El funcionario dijo que reestructurar los 66.238 millones de dólares que se pretende es un "proceso complejo, que lleva tiempo y requiere mucho diálogo", pero aclaró: "Mantenemos la esperanza de que en algún momento podamos llegar a un acuerdo".

 

Así respondió Guzmán al participar este jueves de un webinar titulado la "Deuda en Mercados Emergente: una Ruta más allá del Covid-19" organizado por Bloomberg, donde fue consultado: ¿Realmente quiere hacer un trato con los bonistas?

 

Guzmán dijo que todo el mundo sabe que la Argentina ha estado trabajando con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar la capacidad de pago del país y cuáles son los parámetros para un acuerdo sostenible y cumplible.

 

Precisó en ese sentido que para reestructurar la deuda externa en manos de agentes privados no está hablando sólo con un representante sino con varios, por lo que también enfrenta una "variedad de puntos de vista" entre los propios bonistas.

 

El funcionario precisó que las mayores diferencias se dan con el grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos Argentinos, que lidera el megafondo de inversión BlackRock, mientras que hubo más avances que acercan un acuerdo con el Exchange Boldholder Group (EBG).

 

A veces, dijo, es "difícil" de conciliar incluso los intereses que coexisten entre los bonistas, por lo que se está avanzando en el diálogo con los dos grupos principales que más reparos han puesto a la propuesta del país.

 

"Las discusiones han evolucionado de manera muy constructiva con un grupo y ha habido mayores diferencias con otro", puntualizó.

 

Dijo que en términos legales, una de las contraofertas que recibió el Gobierno recibimos le pide a la Argentina "que retroceda en el tiempo" y aplique cláusulas de acción colectiva que datan del canje de 2005, cuando lo que pretende el país es avanzar sobre la letra chica de la deuda de 2016.

 

Guzmán aclaró que su objetivo es mantenerse "lo más cerca posible del lenguaje contractual" de la deuda de 2016, dado que el mismo tiene parámetros que son respaldados por el Fondo Monetario Internacional y por el G20.

Deuda
Martín Guzmán
Bloomberg
Economía argentina
EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

El Gobierno anunció que continuará la ayuda para pago de salarios de junio según grado de cuarentena

La tercera versión del ATP será distinta a las dos anteriores: diferenciará entre sectores críticos de la economía, como hotelería y turismo, y entre zonas que están en fase de distanciamiento o aislamiento social, es decir, DISPO o ASPO.
Miércoles 24 de junio de 2020

Industria automotriz, economía argentina, coronavirusIndustria automotriz en tiempos de coronavirus

El Gabinete Económico del gobierno de Alberto Fernández resolvió dividir el subsidio para empresas ATP de acuerdo a los sectores y las zonas territoriales para bajar el gasto que genera al Estado.

 

La tercera versión del ATP será distinta a las dos anteriores: diferenciará entre sectores críticos de la economía, como hotelería y turismo, y entre zonas que están en fase de distanciamiento o aislamiento social, es decir, DISPO o ASPO.

 

En una reunión que comenzó a las 10:30, encabezada por Santiago Cafiero, los funcionarios de las áreas económicas del Gobierno resolvieron que en las zonas que ya se realizaron aperturas económicas haya un recorte del ATP.

 

En concreto, en estas zonas, que contemplan el 85% del territorio, el ATP seguirá cubriendo el 50% del salario pero sólo hasta un salario mínimo, es decir, la mitad que lo que dictaban la primera y segunda versión del subsidio.

 

Además, se resolvió que sólo estarán alcanzadas por el ATP las empresas que tengan menos de 800 trabajadores, por lo que las grandes empresas no podrán acceder más al subsidio.

 

En el caso de las zonas más afectadas por la pandemia, como el AMBA, Resistencia (Chaco) y distintas localidades de Córdoba y Río Negro, el ATP continuará igual: cubrirá el 50% del salario hasta dos salarios mínimos.

 

Lo mismo sucederá en el caso de los sectores que no están funcionando o tienen muy reducida su facturación por la pandemia, como es el caso de la Hotelería y el Turismo, independientemente de la zona territorial en el que se encuentren.

 

En efecto, el Gobierno plantea una doble división, una territorial y otra epidemiológica, para focalizar la llegada del subsidio en los sectores que más lo demandan, planteando una reducción del gasto en un contexto de necesidad de reducir las erogaciones estatales.

 

Por último, también se decidió prorrogar los préstamos a tasa cero para monotributistas, cuya suma asciende hasta los $150 mil, para permitir que quienes aún no ingresaron al mismo puedan pedir una ayuda del Estado en los próximos meses.

 

Aunque no fue prioridad en la reunión, también se habló del IFE, sobre lo que se resolvió, en planos generales, continuar asistiendo a la mayor cantidad de gente posible pero sin establecer la letra chica de lo que sería la tercera versión de esta asistencia.

Cuarentena
Salarios
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Economía argentina