Oscar Centeno e Hilda Horovitz

En medio de la revelación de la megacausa de coimas con los cuadernos de la corrupción, hay una historia amorosa que fue la que desencadenó el escándalo político que dio a conocer esta semana.


Según cuenta la historia, en mayo de 2006, Oscar Centeno, sargento del arma de Arsenales del Ejército Argentino retirado, y quien había sido remisero de la madre de Julio De Vido y luego fue chofer de Roberto Baratta, se separó de quien por entonces era su pareja.

 

En medio de su crisis amorosa, se instaló en un apart hotel del barrio de Parque Centenario. Aquel viaje fue donde conoció a una mujer que le cambió su vida... literal. Ya que lo que inició como una relación amorosa terminó siendo el desencadenante, 12 años después, de un revuelo político que involucra a empresarios y ex funcionarios.


La mujer es Hilda Horovitz, quien era la encargada de ese apart hotel. Pero en breve inició una relación sentimental con el ex suboficial. Y entonces decidieron mudarse juntos a una casa en Martínez, en la zona norte del Gran Buenos Aires. Luego, a un edificio en Bartolomé Mitre 2227, propiedad de Centeno. Mientras que se mudaron otra vez a Olivos en el año 2012.

Noticias relacionadas


En su declaración, Centeno le dijo a la fiscal Silvana Russi en una denuncia por extorsión contra Horovitz que “la relación entre los dos siempre fue compleja” y que ya “en 2015, la convivencia se volvió insostenible”.


Al parecer, y tal como estaría en el expediente, Centeno dijo que su ex pareja lo extorsionó reclamándole dinero a cambio de callar lo que sabía sobre el dinero que transportaba en el Toyota Corolla que manejaba.


Por su parte, Horovitz en su declaración reveló que Centeno llevaba a Baratta a recorrer cuevas financieras a buscar dinero que retiraban en bolsos. Y agregó, siempre según sus palabras, que Baratta le daba dinero a Centeno a cambio de su silencio y que ese dinero habría servido para comprar la casa de dos plantas en Olivos en la que descansaba Oscar Centeno.


Pero al parecer, el 1 de noviembre de 2017 (tras varios años de conflicto con su ex pareja), Horovitz decidió ir ante el juez a declarar luego de una situación que incluyó "PUTIADAS Y TROMPADAS (SIC)". Ante Claudio Bonadio “solicitó se le recibiese declaración testimonial en la causa Núm. 10.456/2014, caratulada 'De Vido, Julio Miguel y otros s/defraudación contra la administración pública”.


Comenzó una investigación judicial que terminó dando a conocer los cuadernos de Centeno que hoy llamamos “cuadernos de las coimas” o “de la corrupción K”. En ellos, se registraba en forma detallada cómo circulaban los bolsos repletos de dólares entre las oficinas de los empresarios de la construcción, las manos de Baratta y De Vido, la Quinta de Olivos, la Casa Rosada y el departamento particular de Néstor y Cristina Kirchner.

 

Un informe clave para que la Justicia citara a declaratoria a 24 nombres, entre empresarios y ex funcionarios.