Hijo del vigilador asesinado en Tres de Febrero, inseguridad

Noticias relacionadas

 

El sábado por la noche un vigilador privado fue asesinado de un balazo tras intentar evitar que dos delincuentes que circulaban en motocicleta robaran el auto de un vecino. El hecho tuvo lugar en la localidad de Martín Coronado, partido bonaerense de Tres de Febrero.

 

Ramón de Jesús Quintana, de 68 años de edad, se encontraba cumpliendo funciones de vigilancia en una garita cuando advirtió que dos malvivientes, en moto, abordaron a un automovilista para robarle. Quintana intervino y finalmente se terminó enfrentando con los ladrones.

 

Este lunes, aún en medio de la conmoción por el hecho, habló Ramón, el hijo del vigilador asesinado.

 

"Nadie se nos acercó a ayudarnos", dijo el hombre ante la prensa. Y agregó: "Sólo nos llamaron para ampliar declaración en la comisaría y para saber de dónde había sacado el arma mi papá".

 

 

De acuerdo a lo comentado por algunos testigos del hecho, que sucedió cerca
de las 20:30 horas del sábado, el vigilador sacó un arma de fuego y hubo un intercambio de disparos que terminó cuando recibió un balazo en la cabeza y otros en el cuerpo.

 

Los delincuentes huyeron sin haber robado nada; en tanto que Quintana quedó muerto en la vereda, junto al auto del vecino que había sido asaltado. La policía procuraba conseguir imágenes de las cámaras de seguridad del lugar.

 

Muy conmovido, dijo el hijo del vigilador asesinado: "Lo fusilaron de tres balazos por $ 300 (que era lo que le pagaban los vecinos para cuidarlos)".

 

Ramón de Jesús Quintana vivía en la localidad de Pablo Podestá, en el mismo partido de Tres de Febrero, y hacía cuatro años que se desempeñaba como vigilador en la zona donde fue asesinado.