ARA San Juan Submarino

Un día después de que se cumpliera el primer año de su desaparición, el submarino ARA San Juan fue hallado hace un mes durante la madrugada a 900 metros de profundidad y a casi 500 kilómetros del golfo de San Jorge, en Chubut.

 

De los restos de la nave solo se dieron a conocer tres imágenes, el resto de las las 67 mil imágenes y el informe final de la empresa que buscó al submarino dos meses y medio permanecen bajo estricto secreto en manos de la jueza a cargo de la causa.

 

En estos 30 días se conoció, durante la última audiencia de la comisión bicameral que se creó en el Congreso para investigar qué pasó, al submarino le colocaron sensores de hidrógeno que no eran los que correspondían y podrían no haber funcionado la fatídica noche del 15 de noviembre de 2017. Estos datos fueron arrojados por uno de los encargadas de las tareas de mantenimiento en 2008.

 

Noticias relacionadas

"Nadie más que los que estábamos arriba pudo ver las imágenes del submarino. Apenas arribamos a Ezeiza procedentes de Ciudad de Cabo nos esperaban gente del tribunal", dijo Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes, quien además es uno de los abogados querellantes en la investigación a cargo de la jueza Marta Yañez.


"Salimos del avión y en la misma manga estaba el secretario de la jueza con oficiales de la Policía Aeroportuaria para llevarse el maletín con los discos rígidos", contó Tagliapietra y agregó: "Tomó posesión de la valija. Estaban en un sobre lacrado y firmado por el embajador argentino en Sudáfrica. Además, tenía un precinto numerado".

 ARA San Juan - Hallazgo

La jueza ya comenzó a ver las imágenes, que se saben son nítidas. Además sigue tomando declaraciones y ordenó una serie de medidas en Mar del Plata. Hay una demora en el análisis de las imágenes que se debe al gran "peso" que tienen cada uno de los archivos por su alto nivel de resolución y se necesitan computadoras modernas.


Las imágenes "no saldrán a la luz por pedido de los familiares", dijeron allegados.


Se prevé que el trabajo en el juzgado continúe durante enero, a pesar de la feria, aunque la jueza se podría tomar unos días durante el verano ya que también está a cargo del juzgado de Comodoro Rivadavia.


Tagliapietra recordó el momento en que se encontró a la nave: "Se parecían más al submarino. Esto parecía un montón de piedras, una formación rocosa como muchas que ya habíamos visto. Sin embargo, teníamos dudas por lo que veía un geólogo que, según él, parecían marcas de un impacto de algo contra el piso, en el lecho marino".

Ocean Infinity - video ARA San Juan

Con respecto a como se sintió, expresó: "Se me cruzaron los días de acampar en Plaza de Mayo, la cara de mi hijo, las imágenes del submarino impecables, todo eso en una fracción de segundos. Luego sentí escalofríos y traté de pensar con frialdad para poder exigir que se hicieran todas las tomas de imágenes necesarias de distintos ángulos, con zoom incluso, para que quede todo debidamente registrado y que los expertos puedan echar más luz sobre todo esto".

 Ocean Infinity - Seabed constructor, NA

En los últimos días habían trascendido más detalles de cómo se encontró el submarino. Sobre esto, Tagliapietra contó: "Tiene una grieta o rajadura en la popa (atrás) en la parte arriba en la zona donde está la sala de máquinas. Aparentemente, esto es producto de la implosión. Está como abierto". Explicó que se ven los tubos torpedos al aire libre y objetos que podrían flotar, pero, por la misma presión del agua, no salen a la superficie.


Luego de que uno de los contratistas asegurara ante la comisión bicameral que los sensores de hidrógeno que proveyó no eran específicamente para submarinos.

 

Benito Fuks, un contratista, habló de los sensores de hidrógeno que fueron instalados y que no eran específicamente para submarinos: "Los sensores originales fueron reemplazados por unos industriales que, en situaciones eventuales de la saturación de la atmósfera, como puede ser un incendio o una inundación, dejan de funcionar" y agregó que no habían sido creados específicamente para submarinos, aunque se los podía utilizar.

 

Fuks es el representante local de la firma Service Instrument S.A., con quien se firmó un acuerdo para que proveyera los detectores de gases tóxicos y/o explosivos al ARA San Juan.

 

En el informe de la comisión investigadora ad honorem al ministro Oscar Aguad, se destaca el rol de los sensores colocados en la reparación de media vida encarada durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Submarino Ara San Juan desaparecido en Atlántico Sur - Reuters


Expertos diferenciaron al colocado por Service Instrument S.A. con el que traía de fábrica el ARA San Juan: "El detector viejo no tiene cables tiene tuberías y el aire con el hidrógeno es extraído hasta los sensores que mandan la información al panel. Entonces no se queman".

 

El equipo de peritos, conformado por los contraalmirantes Adolfo Trama y Alejandro Kenny y el capitán de navío Jorge Bergallo, destacaron que se debía investigar esto. "No es nuestra incumbencia, pero creemos que se deben resguardar los papeles para deslindar responsabilidades. Esta falla es la que pudo haber llevado a la explosión", expresaron.