Hannah Powell, joven que quedó ciega tras tomar coctel adulterado

Hannah Powell, una inglesa de 23 años, estaba de vacaciones en Grecia con dos amigas en el año 2016 cuando le sirvieron un trago que contenía metanol.

 

Esa noche tuvo vómitos propios de una borrachera, pero a la mañana siguiente despertó sin poder ver. La noticia se dio a conocer por estos días y despertó la polémica sobre los tragos adulterados.

 

La joven le pidió a sus amigas que corran las cortinas para que entre la claridad, a lo que ellas le respondieron que ya lo habían hecho. "Pensé que estaban bromeando, así que me levanté y encendí la luz. Ahí fue cuando entré en pánico, cuando me di cuenta de que no podía ver nada", reconoció.

 

Noticias relacionadas

Powell fue trasladada a un hospital. Allí confirmaron que sufría envenenamiento por metanol. Luego descubrieron que en un bar les habían servido vodka no regulado mezclado con esa sustancia que suele emplearse como anticongelante, disolvente y combustible.

 

Sus amigas -que también bebieron el trago- experimentaron otras cosas consecuencias a corto plazo como calambres estomacales y vómitos.