Odebrecht - obra pública causa por pago de sobornos

La revelación de nuevos documentos vinculados a los pagos ilegales de Odebrecht a ejecutivos propios y a proveedores.

 

Odebrecht incluso destinó fondos de su División de Operaciones Estructuras para el empresario argentino Armando Losson, titular del Grupo Albanesi y socio de la brasileña en el país. Así consta en documentos bancarios de 2012 y en las planillas de 2014 .

 

Voceros del empresario sostuvieron que esos pagos, por un total de US$ 3.281.658 y destinados a una cuenta en Suiza a nombre de una sociedad, Centennial SA, fue en concepto de pagos de servicios de Odebrecht a Albanesi. Los fondos se triangularon para “esquivar el cepo cambiario” que regía entonces.

 

Noticias relacionadas

Losson luego mudó esos fondos a su cuenta personal en el mismo banco suizo, de acuerdo a sus voceros, y en 2015 cerró la cuenta de la sociedad offshore. Fue investigado por las autoridades suizas por haber recibido dinero ilegal de Odebrecht y, según sus representantes, en mayo último las autoridades de Lugano cerraron la investigación en su contra.

 

Losson se adhirió al blanqueo de capitales, agregaron en su entorno, y renunció a la dirección de sus empresas. Está procesado por el caso de los cuadernos de la corrupción. En las planillas de Operaciones Estructuradas figura con el apodo de “Brancos” (Blancos).

 

La División de Sobornos de Odebrecht estaba al mando de Fernando Migliaccio. Él también tenía un alias: “Waterloo”. Contaba con dos secretarias: una dedicada a asentar los pagos ilegales dentro de Brasil y una segunda, en el exterior y un reducido grupo de ejecutivos y doleiros (financistas o cambistas). Migliaccio admitió ante los fiscales de Perú que los fondos del departamento a su cargo eran ilegales.

 

En otros países, la investigación de ICIJ, denominada “División de Sobornos”, revela también que esta área habría manejado pagos ilegales de obras que no están mencionadas en las confesiones de los ejecutivos que declararon ante los fiscales de Brasil, Suiza y los Estados Unidos, y que por ende, el caso iría mucho más allá de lo que la propia compañía ha admitido.

 

Odebrecht dijo a ICIJ que “todos los documentos y testimonios referentes a los Acuerdos de Lenidad/Colaboración firmados en diversas jurisdicciones están bajo custodia del Ministerio Público Federal brasileño (MPF) y Departamento de Justicia estadounidense (DOJ), quedando disponibles para aquellos países que celebraron los respectivos acuerdos” de colaboración internacional.

 

La compañía también dijo que “seguirá haciendo todos los esfuerzos ante las autoridades competentes en un régimen de colaboración irrestricto, siempre y cuando se respeten la premisa básica de garantía de la seguridad jurídica y los compromisos asumidos por la empresa para una actuación ética, íntegra y transparente”.