Venezuela, Crisis en Venezuela, Maduro, ReutersREUTERS

El gobierno chavista de Venezuela confirmó la muerte de un militar que había sido detenido por los servicios de inteligencia y pidió a la fiscalía que investigue el caso, horas después de que la oposición denunciara que falleció tras ser torturado.

 

En un comunicado difundido anoche, el gobierno del presidente Nicolás Maduro informó “el fallecimiento del ciudadano Rafael Acosta Arévalo” y aseguró que pidió al fiscal general, Tarek Saab, “una completa y exhaustiva investigación para esclarecer” el caso.

 

La nota -divulgada por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, en Twitter- sostiene que Acosta Arévalo, “imputado por graves actos de terrorismo, sedición y magnicidio en grado de frustración”, murió el viernes “durante el acto de presentación frente al tribunal competente”.

 

Noticias relacionadas

Sin embargo, otro comunicado del Ministerio de Defensa detalla que el viernes pasado, Acosta Arévalo, “antes de iniciar la respectiva audiencia de presentación, se desmayó, razón por la cual el juez ordenó su traslado inmediato al hospital militar Dr. Vicente Salías, donde, a pesar de prestársele la debida atención médica, falleció”.

 

Este texto -publicado en el sitio web del Ministerio de Defensa y firmado por el ministro, general Vladimir Padrino- identifica a Acosta Arévalo como capitán de corbeta “en situación de reserva activa” y se refiere a él como “oficial superior”.

 

Fuentes del antichavismo habían denunciado que Acosta Arévalo fue detenido el 21 de este mes por efectivos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y ningún funcionario chavista confirmó su captura ni dio explicaciones en ese momento.

 

En cambio, el miércoles pasado, la administración de Maduro anunció que había desactivado un intento de golpe de estado y Saab aseguró que estaba indagando si Acosta Arévalo formaba parte de ese complot.

 

Ni bien el gobierno chavista confirmó anoche que el oficial detenido había fallecido, el presidente interino designado por el parlamento, Juan Guaidó, condenó la muerte del militar y llamó a las fuerzas armadas a desconocer el gobierno de Maduro y a sumarse a sus esfuerzos para ejercer la Presidencia.

 

“Confirmamos el asesinato del capitán de corbeta Acosta Arévalo, habíamos denunciado el día martes su desaparición, junto a otros seis oficiales, y hoy se confirma su asesinato luego de haber sido torturado brutal y salvajemente”, afirmó Guaidó en un mensaje transmitido por redes sociales.