Provincia de Buenos Aires, Kicillof y Vidal*POR SEBASTIÁN DUMONT

Nada nuevo será decir que la provincia de Buenos Aires se ha convertido en el centro de atención de la política Argentina. En el Conurbano conviven casi 10 millones de personas habilitadas para votar y en todo la geografía provincial casi el 40 por ciento del padrón nacional.

 

Sin embargo, aún reina la incertidumbre sobre cómo se comportará el voto dado que existen variables difíciles de medir para los encuestadores, quienes han comenzado a abrir el paraguas. Algunos datos a tener en cuenta a dos semanas de las PASO.


La campaña de María Eugenia Vidal se ha profundizado en el Gran Buenos Aires donde necesita cumplir ciertos objetivos: achicar lo que más pueda la diferencia a favor del Frente de Todos en la tercera sección electoral y ganar en la primera sección como ya sucedió en 2017.

 

 

Noticias relacionadas

No es una tarea sencilla ya que ambos sitios se notan las dificultades económicas con datos que son imposibles de pasar por alto. Pero se da una situación paradójica. Al mismo tiempo la mandataria posee una empatía que la ayuda a poner sobre la mesa de discusión otros temas. ¿Un ejemplo? La lucha contra narcotráfico donde apuntó de manera directa a su rival Axel Kicillof. El ex ministro hace todo lo posible porque la economía sea el eje de la discusión. Y también asienta su despliegue en el conurbano.


Además, María Eugenia Vidal sumó en sus recorridos a Elisa Carrió y Martín Losteau, con la idea de seducir un sector que nunca votaría a Cristina Kirchner pero que se desencantó de Macri. Polarización extrema.


Los votos se disputan en todos los ámbitos. Algunos son más Publicos que otros. Por caso, comenzó a llegar a la casa de los bonaerenses una carta firmada por la mandataria provincial donde repasa los avances y luego enuncia lo realizado en el distrito a donde fue enviada la misiva. No hay referencias a la situación económica pero si la reiteración del trabajo para sentar “Bases sólidas” que permitan el crecimiento sostenido. Las ventajas del Big Data.


La pregunta que aún nadie puede contestar es si Vidal ayudará a Macri a crecer en las urnas o será al revés, que el presidente empuje hacia abajo la postulación de la gobenadora. Desde ya que está casi descartado el operativo de corte de boletas de los intendentes peronistas a favor de Vidal. Ello anida en la imaginación de algunos. Por varias razones. La primera de ellas y muy simple es la incomodidad de hacerlo. La boleta tiene cinco cuerpos. La categoría gobernador es el tercero. Por ello, cortar ese tramo implica armar un collage. Ningún jefe comunal va a entregar la boleta sin la categoría a presidente que es, justamente, la que más empuja.


Distinto es el caso de los jefes comunales de Juntos por el Cambio. Para ellos el inconveniente es Macri. Si decidieran cortar la boleta lo harían quitando el primer cuerpo y nada más. El operativo es más simple. De hecho, por ahora son pocos los carteles que se observan de Macri en los territorios. Quizá una semana antes de las elecciones aparezcan. Por ahora no son necesarios. Y los que hay son producto de las picardías de los oponentes quienes buscan vincular a los intendentes oficialistas con la figura del presidente.


“Macri creció tres puntos en la última semana en mi distrito” se sincera un intendente de la tercera sección electoral quien pide no “dormirse”. Sabe que los números le son favorables pero reconoce una gran diferencia en la manera de hacer campaña de unos y de otros. “Si el gobierno gestionara como hace proselitismo, la Argentina sería potencia mundial”, reconocen.

 

Para otro intendente de la primera sección, la ventaja de Alberto Fernández es tan amplía que será imposible frenar el triunfo de Axel Kicillof en la provincia. Son varios los que sueñan con ocupar un ministerio clave en el próximo gobierno bonaerense. Igualmente, Cristina Kirchner reforzará su presencia en el conurbano. Irá con su libro a Lomas de Zamora primero y a Tigre después. ¿Habrá foto con Sergio Massa? Por lo pronto, Malena Galmarini cerró viejos rencores al afirmar que la ex presidenta nada tuvo que ver con el ingreso a la casa de Massa de un agente de inteligencia en 2013.


Rencores son los que parece han desaparecido entre intendentes y Axel Kicillof. Haber los hubo, pero varias reuniones los fueron limando. El candidato, que se sigue moviendo en su modesto auto, los necesita a todos alineados y trabajando para su candidatura. Y de paso no le cierra las puertas a posibles lugares en su gobierno. Y para ello, primero hay que ganar.


La
elección de la provincia de Buenos Aires se disputa voto a voto. Y para ello hay detalles que a nadie se le escapa. Entre ellos, el voto de los extranjeros que solo pueden sufragar de gobernador para abajo. No a presidente. No en vano uno de los ejes de la campaña para el oficialismo es ligar al Kirchnerismo con el régimen de Nicolás Maduro. Son cada vez más los venezolanos que llegan a la Argentina. Muchos de ellos irán a votar. Llegaron escapando del régimen de su país. Se supone, votarían a María Eugenia Vidal. La elección se define por un sufragio. Y se juega en todos lados.

Sebastián Dumont

Periodista de CANAL 26

INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM