Hernan Lacunza, durante la presentacion del proyecto del Presupuesto 2020, NAHernan Lacunza, durante la presentacion del proyecto del Presupuesto 2020, NA

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, defendió este lunes en comisión ante diputados de la oposición el proyecto de ley del Presupuesto 2020, que contempla un dólar promedio de $67, inflación del 34% y crecimiento del 1% sobre el PBI.

 

En ese marco y al evaluar el Gobierno de Mauricio Macri, sostuvo que el "gradualismo" en el ajuste "debió ser financiado con emisión de deuda".

 

"Para trazar una reflexión sobre estos cuatro años, en primer lugar, si medimos por las variables convencionales empleo e inflación, los resultados han sido inferiores a los esperados", admitió el funcionario en su exposición.

 

Noticias relacionadas

"No voy a entrar en juicio de valor sobre la herencia, pero sí mencionar que en los anteriores cuatro años había alta inflación, pero no generación de empleo. También un agudo desequilibro fiscal y desequilibrio comercial latente con restricciones", añadió.

 

"Empezamos con un 'triángulo de las bermudas': atraso cambiario, tarifas rezagadas y alta inflación. En el primer año fue muy difícil subir las tarifas y el tipo de cambio y a la vez crecer. El gradualismo quizás no haya sido una elección sino una imposición de la realidad. El gradualismo fue financiado con deuda en el mercado externo".

 

"La deuda es la suma de los déficits a lo largo de los años. La deuda subió 12% por el reconocimiento de los holdouts. Primero emitimos deuda para financiar el déficit y ahora emitimos para renovar deuda. El corte del crédito voluntario nos llevó a acordar con el FMI un préstamo del tipo stand-by", describió el ministro sobre el espiral de crecimiento de la deuda de la Argentina.

 

"La deuda actual es del 85% sobre el PBI, pero el 35% está en manos del sector público. No tenemos un problema de solvencia sino de liquidez motivado por la incertidumbre electoral", precisó.

 

"Estimamos un tipo de cambio de $67 promedio y de $75 en diciembre del próximo año. No hay espacio ni necesidad para tener un tipo de cambio más alto, una vez superada la incertidumbre electoral, si también resolvemos el problema de liquidez de la deuda", sentenció.