Producción industrial, informe

La producción industrial cayó 3% en agosto y en los primeros ocho meses del año acumuló una baja de 6,7%, indicó hoy un informe privado.


El estudio elaborado por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) subrayó que entre enero y agosto, todas las ramas de actividad, excepto la producción de alimentos y bebidas, mostraron retrocesos.


Así, el Índice de Producción Industrial (IPI) arrojó en agosto una baja de 3% en la comparación con igual período del año pasado, mientras que en los primeros ocho meses la merma acumulada fue de 6,7%.


"Tal como se observa desde el primer bimestre, la industria automotriz profundiza su aporte a la contracción de la actividad, y en agosto vuelve a explicar la mayor parte de la caída de la producción industrial", analizó, y calculó que la caída fue de 36,3%.


El mejor resultado fue para la producción de alimentos y bebidas al avanzar 0,1%.


Entre los sectores con contracciones, la refinación de petróleo tuvo el menor retroceso con un 0,3%, seguido por la la producción de insumos textiles con 1,4%, papel y celulosa con 5,1%, minerales no metálicos con 5,7%, metalmecánica con 5,9% y despachos de cigarrillos con 6,3%.

Noticias relacionadas


"Las restantes tres ramas de actividad muestran un retroceso interanual superior al promedio de la industria, comenzando con la siderurgia con 7,3% e insumos químicos y plásticos con 8,6%", puntualizó.


Respecto de la clasificación de ramas industriales según el tipo de bienes, sostuvo que casi todos los tipos de bienes moderan su ritmo de caída en el acumulado para los primeros ocho meses del año y en la medición interanual.


"La contracción es liderada por la producción de bienes de capital con una caída interanual acumulada de 17,6%, seguida de la producción de bienes de consumo durable que muestra una caída de 16,3% sobre la misma base de comparación", resaltó.


Evaluó que "en agosto, la industria volvió a mostrar un retroceso interanual y continuó recortando el ritmo de caída".


Aclaró que "los datos preliminares de agosto aún no registran un marcado impacto del deterioro del ambiente macro posterior a las elecciones primarias".