Nene se puso bolitas en el pene, China, Foto ASIA WIRENene se puso bolitas en el pene, China, Foto ASIA WIRE

El juego de un nene de 12 años que quiso "experimentar" en su cuerpo, terminó con un problema gastrointestinal. Ocurrió en China, donde el menor le contó a sus padres que sentía molestias en la panza. Sin dudarlo, lo llevaron al hospital de niños Wuhan y allí se encontraron con el sorpresivo parte médico: encontraron 31 bolitas magnéticas en su pene.

 

Quedó al descubierto cuando los médicos le hicieron las radiografìas y vieron que estas esferas pertenecían a un juguete que está formado por pelotitas imantadas unidas entre ellas. Se usan para jugar y construir cualquier figura geométrica. Incluso, se sabe que los terapeutas las recomiendan porque desarrolla el ingenio y la psicomotricidad. Pero en este caso, el menor les dio otro uso. 

 

Se convirtió en un juego peligroso, ya que fue el menor de 12 años quien reconoció haberse introducido estas bolitas unos 70 días antes, mientras “exploraba su anatomía” y las sensaciones que eso le producían.

 

Noticias relacionadas

El médico urólogo que lo atendió, Wang Jun, contó que se trató de un caso difícil porque las bolas eran pequeñas y se encontraban magnetizadas entre sí, lo que complicó la extracción porque se resbalaban al intentar quitarlas.

 

¿Cómo se las quitaron entonces? Llenaron la vejiga con aire para poder hacer la extracción sin que se movieran, de manera que se pudo evitar una operación más seria.

 

El caso recordó a otro hecho ocurrido en 2018, cuando un chico británico llamado Freddie colocó estas pequeñas bolas imantadas a modo de piercing a tres milímetros de la boca, poniendo una adentro y la otra afuera. Por accidente, se tragó cuatro esferas magnéticas.

 

El joven empezó a tener dolores estomacales muy fuertes y pasó de la guardia del hospital al quirófano, tras ser revisado por médicos. Tuvo una herida fatal, según contó su madre, ya que la atracción entre imanes había “desgarrado la pared del estómago”.

 

Ante el peligro que generaban este tipo de esferas, en 2014 la Comisión para la Seguridad en el Consumo de Productos de Estados Unidos, prohibió su venta en el país. Pero las empresas que comercializan las bolas magnéticas ganaron un juicio en 2016 que permitió terminar con la restricción impuesta y volvieron a estar en circulación.

 

¿Por qué cambiaron de opinión? La decisión judicial llegó a la conclusión que el riesgo que presentan estos imanes es menor a sus ventajas: maestros e investigadores los usan para crear modelos de 3D para explicar conceptos de física, biología, y geometría.