AlacránAlacrán

Un niño de cuatro años de edad se encuentra internado en grave estado luego de ser picado por un alacrán el sábado en el departamento Cruz del Eje, en Córdoba.

 

"Está con asistencia respiratoria y con un cuadro de shock cardiogénico", aseguraron los médicos que lo tratan.

 

La mamá del pequeño, Etelvina Aragón, contó: “Se subió a un arbolito a saludar a otra nena, resbaló y cuando cayó, sintió la picadura. A los pocos segundos empezó con vómitos y enseguida lo llevamos al hospital de Soto”.

 

Noticias relacionadas

“De allí nos enviaron a Cruz del Eje. Cuando llegué, el médico me dijo que si tardaba cinco minutos más, mi hijo se moría”, agregó.

 

"Fue trasladado por un escorpionismo sintomático. Está con asistencia respiratoria y soporte de drogas, porque uno de los efectos del veneno es el que produce sobre el corazón y está en un cuadro de shock cardiogénico", explicó el subdirector del Hospital de Niños de Córdoba, Marcelo Argüello.

 

En ese marco, un biólogo especialista en alacranes, Andrés Ojanguren, detalló que en la Ciudad de Buenos Aires, la Plata y el conurbano bonaerense hay "al menos dos especies peligrosas".

 

"Están todo el año, pero al aumentar la temperatura están muchos más activos, salen a cazar y entran en contacto con la gente, particularmente con los chicos, que son los más vulnerables, y por eso tenemos los accidentes", añadió el profesional en diálogo con TN.

 

Para prevenir las picaduras de un alacrán, es importante no caminar descalzo, sacudir la ropa y los zapatos, y las sábanas antes de dormir.

 

Además, es importante separar la cama de la pared, controlar antes de ingresar a la ducha o la bañera, cubrir con tela metálica los resumideros e ir con precaución al revisar cajones o estantes.

 

Otra de las recomendaciones radica en vigilar las entradas y salidas de cañerías, desagües y otras aberturas similares. Además, colocar burletes o mosquiteros en puertas y ventanas y mantener limpios y ordenados los ambientes interiores y sin malezas los exteriores.

 

Finalmente, reducir la cantidad de insectos que son alimento de los escorpiones y no acumular objetos tales como leña, ladrillos o escombros cerca de la vivienda y no juntarlos con las manos.