Sidor, la siderúrgica de Techint estatizada en VenezuelaSidor, la siderúrgica de Techint que fue estatizada en Venezuela

A mediados de 2008, el gobierno de Hugo Chávez nacionalizó en Venezuela la Siderúrgica del Orinoco, Sidor, de la argentina Techint, en lo que estuvo lejos de ser un proceso amigable.

 

La empresa buscó un acuerdo de indemnidad, para cortar la posibilidad de reclamos posteriores, que el propio Chávez confundió con “inmunidad” y llegó a comparar con las pretensiones del gobierno de George Bush, por entonces presidente de Estados Unidos. “Pagaremos cuando queramos y como queramos”, dijo en un discurso público, amén de asegurar que a Techint “no le vamos a dejar en Venezuela ni un tornillo”.

 

Diez años después, la cuestión repicó en una notoria causa judicial en la Argentina y Luis Betnaza, director corporativo del grupo de origen italiano, declaró en la justicia que los pagos mencionados en los cuadernos del chofer Oscar Centeno habían sido para que funcionarios intercedieran ante el chavismo para garantizar la seguridad e integridad física de unos 200 empleados de Techint y sus familias en Venezuela, al cabo de aquella nacionalización.

 

Noticias relacionadas

Ahora bien, ¿qué ocurrió con Sidor, la empresa siderúrgica, en manos del chavismo? En 2007, después de diez años de la llegada de Techint a Venezuela, precisó Daniel Novegil, vice Chairman de Ternium, Sidor había pasado de 2.800.000 a 4,300.000 toneladas de acero de producción. La empresa fue nacionalizada en 2008 y en 2019, once años después produjo “0 toneladas de acero”, concluyó el ejecutivo, citando un artículo del “Correo del Caroni”.

 

Un informe producido por ingenieros del área da cuenta del colapso productivo de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), conformada por 14 empresas en los sectores minero, forestal, aluminio, y de servicios, entre otros. En la mayoría de los casos la producción cayó significativamente y en otros, como en Sidor, se paralizó por completo.

 

Ausencia de inversiones, gerentes sin formación ni experiencia, desarticulación interna, escasez de materias primas, insumos, electricidad y gas natural, abandono de la planificación, partidización política son algunas de las causas enumeradas en un informe por ingenieros argentinos y venezolanos en base a datos de producción de las empresas de la CVG.