José López - declaración Comodoro PyJosé López

José López, el ex secretario de Obras Públicas que intentó esconder casi 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez, fue condenado a seis años de prisión por enriquecimiento ilícito en junio del 2019.

 

El Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) ordenó, además, que el dinero hallado en los bolsos del ex funcionario se decomise y destine, en partes iguales, a los hospitales Juan Pedro Garrahan y Ricardo Gutiérrez, pero hasta el momento eso no ocurrió y los fondos podrían tardar más de un año en llegar a destino.

 

El retraso obedece a que, por un lado, la sentencia no está firme, y por el otro, la defensa de López pidió que el dinero se incorpore como prueba de referencia en la causa Cuadernos. Lo hizo antes de que el expediente - en el que se convirtió en arrepentido - se elevara a juicio por decisión de Claudio Bonadio.

 

Noticias relacionadas

Lo que argumentan los abogados del ex secretario de Obras Públicas es que los U$S 8.982.047, además de los € 153.610 y el dinero en pesos ($159.114) que López intentó ocultar en el convento de General Rodríguez provenían del circuito de recaudación de coimas que se investiga en ese expediente. El propio ex funcionario aseguró que fue Fabián Gutiérrez, ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner, el que le entregó los billetes.

 

“Los elementos de prueba nos llevan a considerar que el dinero allí secuestrado poseía igual causa fuente que el que era llevado en bolsos por (Roberto) Baratta, vale decir, es consecuencia del pago de reintegros por la concesión de obras públicas”, señaló el escrito presentado por el abogado Gustavo Kollmann.

 

La sentencia del TOF 1 contra López no está firme y la defensa del ex funcionario apeló la condena del tribunal al considerar que no se tuvo en cuenta la prueba pedida para demostrar que el dinero era, en realidad, de Gutiérrez. Por lo que una vez que la Cámara Federal de Casación Penal resuelva sobre la cuestión se expedirá sobre el decomiso de los fondos. Este es un paso fundamental para que el dinero llegue a los hospitales ya que no es ejecutable lo que no tiene condena firme.

 

En el caso de que Casación rechace la apelación, el caso llegaría a la Corte Suprema de Justicia. En esa instancia, y si el máximo tribunal deja firma la condena, los fondos estarán listos para utilizarse.