TENÍA PRISIÓN DOMICILIARIA

Liberaron a Rubén Mühlberger, el "médico de los famosos"

La Justicia dejó en libertad al doctor de los famosos este miércoles pese al pedido de la fiscal. Deberá cumplir con una serie de normas y no podrá salir de la Ciudad de Buenos Aires.
Martes 2 de junio de 2020

Rubén MühlbergerRubén Mühlberger

La Justicia dispuso el cese del arresto domiciliario dictado contra el "médico de los famosos" Rubén Oscar Mühlberger, quien estaba acusado de poner "en peligro la vida o la salud de otro", entre otros delitos.

 

Al esteticista se le había concedido la prisión en su domicilio particular por haber probado que padece problemas de salud, ya que fue operado un mes y medio atrás de un cáncer en el duodeno.

 

En una audiencia realizada este martes a pedido de la defensa, el juez Juan José Cavallari, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas número 30, dispuso el beneficio para Mühlberger, pese al pedido de la fiscal Valeria Massaglia para que se mantuviese dicha medida cautelar.

 

Noticias relacionadas

Una de las imputaciones, la más grave, era por el artículo 106 del Código Penal, que contempla penas de entre dos y seis años de prisión a quien "pusiere en peligro la vida o la salud de otro, sea colocándolo en situación de desamparo, sea abandonando a su suerte a una persona incapaz de valerse y a la que deba mantener o cuidar o a la que el mismo autor haya incapacitado".

 

Massaglia solicitó que se mantuviera la medida de arresto domiciliario, fundamentando que "existen posibilidades de entorpecimiento de la investigación por parte del encausado".

 

La fiscal se basó en diversos testimonios recolectados a lo largo del proceso, los cuales a su criterio coinciden en señalar la existencia real de dicho peligro.

 

Según Massaglia, "estos testimonios dan cuenta de amedrentamientos sistemáticos por parte del imputado hacia los empleados de la clínica y diversos testigos de la causa".

 

Mühlberger "haría prevalecer en su relación y sus diálogos con ellos una evidente situación de poder a su favor, a través de la cual les manifestaba distintas amenazas y posibles reprimendas".

 

En los testimonios recabados por la fiscal Massaglia en la investigación, se resaltan los señalamientos por parte de Mühlberger acerca de que él sería una persona muy influyente.

 

Además, la fiscal "tomó en cuenta las declaraciones de testigos que afirman que el médico intimidó a los empleados extranjeros, a quienes los amedrentaba con la posibilidad de no volver a conseguir trabajo si declaraban contra él".

 

Por otra parte, la fiscal consideró "el testimonio sobre un hecho ocurrido en uno de los depósitos de la clínica, donde desaparecieron productos que eran recetados por Mühlberger, mientras el médico realizaba la declaración indagatoria en la sede fiscal".

 

El juez de la causa no lo consideró de la misma forma, disponiendo el cese del arresto domiciliario de Mühlberger.

 

De manera subsidiaria, la fiscal solicitó una serie de medidas restrictivas, entre las que se cuentan la obligación de concurrir a sede judicial cada 15 días, la prohibición de salir del ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sin autorización judicial, impedirle concurrir a la clínica y tomar contacto con sus empleados e imposibilitarle ejercer la medicina.

Rubén Mühlberger
Excarcelación
UN CASO INDIGNANTE

Mató en choque a un colectivero, corrió picada con tobillera electrónica y fue excarcelado

El acusado logró tener el beneficio por el mismo tribunal que se lo negó un año atrás. La conmoción de la familia de la víctima.
Jueves 21 de mayo de 2020

Mató en choque a un colectivero, corrió picada con tobillera electrónica y fue excarcelado	Martín Pacífico, excarcelado.

Un hombre, condenado a cinco años de cárcel tras chocar y matar a un colectivero, fue excarcelado en medio de la cuarentena de coronavirus por el mismo tribunal que le había negado ese beneficio hace un año por haber corrido una picadas cuando gozaba de detención domicilia con tobillera electrónica.

 

Se trata de Martín Pacífico, quien fue considerado culpable en octubre de 2018 de la muerte del chofer de la línea 501, Fernando Grippo.

 

La víctima iba a trabajar a bordo de su auto cuando lo chocó el BMW que conducía Pacífico a 150 kilómetros por hora frente a la estación de trenes de El Jagüel, en el partido bonaerense de Esteban Echeverría. Grippo murió calcinado al quedar atrapado en la cabina del vehículo.

 

El acusado, que entonces tenía 22 años, consiguió notoriedad pública por conducir su auto por la Ruta 2 a 270 kilómetros por hora con su novia y haber subido el video a las redes.

 

Si bien en un principio Pacífico fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio culposo, dos testigos brindaron videos y declararon que lo habían visto corriendo picadas con la tobillera electrónica luego de que el tribunal le otorgara prisión domiciliaria. Hacía trompos con su Porsche y hasta admitió que salía al supermercado.

 

Las pruebas de monitoreo del Servicio Penitenciario Bonaerense resultaron suficientes para su regreso al penal de Florencio Varela. Cuando se quiso concretar su detención, al revocarse el beneficio, Pacífico intentó evadirse.

 

Mató en choque a un colectivero, corrió picada con tobillera electrónica y fue excarcelado	Imágenes del violento accidente.

 

Al cumplirse los dos tercios de la pena, el Tribunal Oral en lo Criminal, constituido por los jueces Victoria Ballve, Darío Bellucci y Juan Manuel Rial, basándose en esos antecedentes y a pesar de que en la unidad penal donde había estado detenido obtuvo la calificación máxima, decidió negarle la excarcelación pedida por su defensa. Lo hicieron para que revisara "de manera crítica y relfexiva su implicación" en la muerte de Grippo.

 

Además, la evaluación por parte del departamento técnico criminológico del penal estableció que Pacífico no evidenciaba "un espacio de reflexión".

Tobillera electrónica
Excarcelación
PRISIÓN DOMICILIARIA

Jorge Castillo, "El Rey de la Salada", volvió a su mansión de Luján con tobillera electrónica

El empresario fue excarcelado tras permanecer preso por presunto lavado de dinero, evasión impositiva, asociación ilícita y violación de la Ley de marcas. "Estuve 30 meses secuestrado por no aceptar que se metan en el negocio de La Salada”, dijo.
Viernes 20 de diciembre de 2019

Jorge Castillo en su casa del barrio privado de Open DoorJorge Castillo, en su casa de Open Door

Jorge Castillo, “El rey de La Salada”, volvió a vivir en su mansión de Luján tras permanecer 30 meses preso en el penal de Ezeiza por presunto lavado de dinero, evasión impositiva, asociación ilícita y violación de la Ley de marcas.

 

El empresario, que goza de prisión domiciliaria desde hace 7 días, aseguró que fue víctima de un chantaje por parte de funcionarios del gobierno de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires y apuntó contra funcionarios bonaerenses de la administración de Cambiemos.

 

“Estuve 30 meses secuestrado por no aceptar que se metan en el negocio de La Salada”, aseguró.

 

“Estaba en una reunión en La Ramona. Me dio el número de teléfono de un tal Rochetti (en ese entonces Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad bonaerense), que quería quedarse con todo el negocio de la calle. Yo le dije ‘no robo para mí mirá si voy a robar para los demás’. No me interesa. A lo que me respondió ‘¿no vas a querer ponerte todo un Gobierno en contra?’. Estuve 30 meses secuestrado por no aceptar que se metan en el negocio de La Salada”, contó.

 

Durante una entrevista, Castillo admitió que tuvo que pagar una fianza de 500 mil pesos para salir prisión y explicó de dónde sacó ese dinero: “Tengo locales en La Salada, en Flores, tengo la feria de La Salada de Mendoza y además soy productor agropecuario. Soy un tipo que labura”.

La mansión de Jorge Castillo en el barrio privado de Open Door

Mostró la tobillera electrónica que lleva en su pie derecho y relató cómo es su funcionamiento: “Tiene un rango de movilidad que me permite andar dentro de la casa y el parque. Cuando pierde alcance empieza a trabajar el GPS. Siempre tengo que tratar que la lucecita esté verde”.

 

Luego, tildó de “delincuente” al fiscal Sebastián Scalera, quien está a cargo de la Unidad de Instructores de la Fiscalía General de Lomas de Zamora y elevará a juicio oral el intento de homicidio del policía.

 

“La justicia provincial me acusa de asociación ilícita por explotar puestos en la vía pública cuando es una contravención. El fiscal Scalera es un delincuente, lo denuncié y tiene un jury hecho por mí”, aseguró.

 

La decisión de excarcelar a Castillo fue tomada por los jueces Martín González, Jorge Tristán Rodríguez y Tomás Bravo de la Sala 3 de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora, quienes consideraron que se trata de “una alternativa legítima y confiable”.

 

La causa contra el “Rey de la Salada” comenzó en abril de 2015, cuando tras un desalojo se investigó si un grupo tenía el control de miles de puestos callejeros que funcionaban afuera de los tres predios habilitados, Urkupiña, Cooperativa Ocean y Punta Mogote, este último administrado por Jorge Castillo.

Jorge Castillo
Excarcelación