ECOS DE LA CUARENTENA

Rusia: furor por eventos vía Zoom para tener sexo con desconocidos

La organización rusa solía organizar reuniones presenciales y, con la nueva modalidad, también tuvo un éxito insospechado. Conocé todos los detalles en la nota.
Miércoles 3 de junio de 2020

 Comunicación vía ZoomComunicación vía Zoom

Una organización conocida en Rusia por realizar eventos sexuales presenciales debió trasladarse a Zoom debido a la pandemia de coronavirus y están causando furor en ese país con la nueva modalidad.

 

El grupo de llama Kinky Rusia y se adaptó a la tecnología debido a la pandemia de coronavirus, que los obligó a detener las actividades presenciales previstas para todo el año.

 

"Empezamos con los eventos y causaron sensación. No pensamos que una reunión por Zoom podía generar tanto éxito pero evidentemente los usuarios encontraron en éstos encuentros una forma placentera de distraerse, conocer a otras personas y generar interacciones más picantes", dijo uno de los referentes.

 

Noticias relacionadas

Detalló también que debido al éxito de la iniciativa el evento se convertirá en algo recurrente que se realizará al menos dos veces por semana. Para participar, aseguran que uno puede ingresar como participantes y mostraerse ante una multitud ante las cámaras o como espectadores de forma pasiva.

 

Para ambas modalidades, los usuarios deben pagar una suscripción de unos 10 euros. Según explicaron, la idea ha sido bien recibida en Rusia y los organizadores están planeando extender el evento a otros países para ampliar el número de conectados.

 

Sin embargo, prevén que los eventos sean cancelados debido a las políticas de uso que tiene la plataforma, ya que esa empresa tecnológica trabaja en un algoritmo que detecta contenido sexual o personas desnudas de forma automática.

Zoom
Sexo
Rusia
Cuarentena
TABLERO INTERNACIONAL

La era Valdimir Putin en América Latina: qué objetivos estratégicos tiene Rusia en la región

El líder ruso sigue demostrando sus verdaderas intenciones de posicionar a su país como la mayor potencia global, algo que se había perdido con la desintegración de la Unión Soviética. América Latina está entre sus objetivos estratégicos.
Jueves 2 de julio de 2020

Nicolás Maduro y Vladimir Putin (Reuters)Nicolás Maduro y Vladimir Putin. Reuters.

Cuando Vladimir Putin ascendió al poder en Rusia, uno de sus principales objetivos era el de devolver a su país la condición de potencia global que había perdido tras la desintegración de la Unión Soviética.

 

Con eso presente, la Rusia de Putin volvió a áreas que ya habían sido estratégicas para la antigua URSS para fortalecer vínculos e incrementar su presencia.

 

Uno de esos lugares es América Latina, que vio cómo la influencia de Moscú se redujo significativamente tras la disolución de la URSS y cómo fue ganando peso con la llegada de Putin al Kremlin.

 

¿Qué pretende lograr el presidente ruso en América Latina?

La estrategia de Putin en la región se enmarca, según expertos, en su visión global de política exterior, que persigue, básicamente, diversificar sus relaciones exteriores, contrarrestar el poder de Estados Unidos y crear un orden internacional multipolar y, que en ese nuevo orden, Rusia recupere su estatus de actor global.

 

"Dentro de esta estrategia internacional, América Latina ocupa un lugar importante por los lazos históricos de la Unión Soviética y sobre todo por la cercanía geográfica con Estados Unidos", le dice a BBC Mundo Mira Milosevich, investigadora del Real Instituto Elcano, think-tank de estudios internacionales con sede en Madrid.

 

En tiempos de la Guerra Fría, América Latina fue un escenario más de la lucha entre los dos bloques, en el que la URSS tuvo vínculos estrechos con Cuba y Nicaragua.

 

De todos modos, en los años posteriores a la desintegración Rusia intenta integrarse en las instituciones occidentales y abandona esos lazos históricos para concentrarse en mejorar las relaciones con la Unión Europea (UE) y con Estados Unidos.

 

"Una vez que ve que esto ha fallado, empiezan a volver poco a poco a sus relaciones históricas y América Latina empieza a tener un lugar importante", dice Milosevich.

 

"Esto se inicia entre 1997 y 1999, pero con la llegada de Vladimir Putin es cuando se ve claramente esta visión y un programa en la política exterior de devolver a Rusia el estatus de gran potencia".

 

Vladimir Putin, Rusia, poítica, InternacionalPresidente de Rusia, Vladimir Putin. Reuters.

 

Rusia es la heredera de la Unión Soviética y, por lo tanto, en su nueva política exterior se va a aprovechar de los lazos históricos que había forjado la URSS, "aunque su estrategia nueva es superar esta limitación en dos países", explica Milosevich.

 

De hecho, en su regreso a la región, Rusia no se apoya tanto en la ideología, como en la Guerra Fría, sino que tiene una visión mucho más pragmática, con la que busca diversificar sus relaciones exteriores.

 

"Putin ve que el mundo ha cambiado y cree que es mejor una estrategia práctica, sin abandonar objetivos geopolíticos, pero sobre todo usando instrumentos económicos y potenciando las relaciones bilaterales económicas como el primer paso del nuevo acercamiento".

 

Jacaranda Guillén Ayala, analista del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de México, define ese cambio en la política exterior del presidente ruso como el paso "de una política cooperativa a una agresiva".

 

Para la internacionalista, ese cambio comienza cuando el presidente ruso da su discurso en la Conferencia de Seguridad en la ciudad alemana de Múnich en 2007.

 

En su intervención, Putin cuestionó la existencia de un "mundo unipolar" en el que Estados Unidos y Europa eran las principales voces.

 

A partir de entonces, dijo, habría que contar con Rusia y con el resto del mundo.

 

Eso, sostiene Guillén, "ha reconfigurado el lugar de América Latina como un objetivo central" para Putin.

 

El cambio queda patente en dos momentos cruciales: en 2008, con la guerra de Georgia, y en 2014, con la anexión de Crimea por parte Rusia, y las posteriores sanciones económicas impuestas por la Unión Europea.

 

"En el momento en que vienen las sanciones económicas, obviamente Rusia necesita aliados y necesita apoyos, tanto para su acción externa como para sus aspiraciones de su política exterior en general", le explica Guillén a BBC Mundo.

 

"Entonces América Latina contribuye a esas aspiraciones de reinserción como actor global". Eso se materializó, además, en algunos acuerdos comerciales.

 

"Rusia inmediatamente sustituye a los países europeos, como España por ejemplo, por Uruguay, Argentina, Brasil como los países de los que importa fruta, verdura y carne", dice Milosevich.

 

Putin y  Xi Jinping - China y RusiaPutin y Xi Jinping, Rusia y China. Reuters.

 

Un mensaje a Estados Unidos:
En un informe de 2019 sobre la relación de Putin con América Latina, la investigadora del Real Instituto Elcano consideró que la reaparición de Rusia en la región es una respuesta a lo que el Kremlin considera injerencia estadounidense en el conflicto de Georgia y Ucrania.

 

En ese sentido, Moscú usa sus vínculos en la región como un mensaje de que es capaz de desafiar a Estados Unidos.

 

"Usa lo que muchos llaman el 'patio trasero' de EE.UU. para mandar un mensaje de 'aquí estamos', a la vez que acusa a Washington de hacer lo mismo en el espacio postsoviético", le dice Milosevich a BBC Mundo.

 

"Es un mensaje de 'a ver si tomas un poco de tu propia medicina'". Guillén Ayala coincide: "Rusia quiere contrarrestar y dar una respuesta a la injerencia de Occidente en su 'extranjero cercano'".

 

De hecho, con su presencia en la región, Rusia "también busca distraer un poco a EE.UU. de los objetivos geoestratégicos que Washington tiene en sus países vecinos".

 

China, socio político y rival económico en la región:
El deseo de multilateralidad de Rusia -y el de contrarrestar el liderazgo de EE.UU.- es compartido por China, que en los últimos años se ha convertido en un actor clave en América Latina.

 

Rusia y China "son socios estratégicos que tienen muchas cosas en común y la principal es que ambos quieren competir con Estados Unidos y que quieren un mundo libre de lo que ellos llaman la hegemonía de Estados Unidos. Quieren un mundo multipolar, un mundo en el que ellos puedan ejercer un gran poder", dice Milosevich.

Vladimir Putin
Rusia
América Latina
LA OPINIÓN DE EXPERTOS

Críticos creen que Putin quiere perpetuarse en el poder con el referéndum en Rusia

El país comenzó a votar en un referendo los cambios constitucionales que, entre otras cuestiones, permitirían al actual presidente permanecer en el poder por dos períodos más.
Lunes 29 de junio de 2020

Vladimir Putin, REUTERSPutin, REUTERS.

Los rusos votarán para mostrar si están a favor o no de ciertas reformas constitucionales propuestas por Putin. Unas de las más criticadas es la posibilidad de que él pueda seguir gobernando tras su cuarto mandato.

 

Rusia comenzó a votar en un referendo los cambios constitucionales que, entre otras cuestiones, permitirían al presidente, Vladimir Putin, permanecer en el poder por dos períodos más.

 

La votación, propuesta por Putin en enero, estaba inicialmente programada para el 22 de abril, pero se pospuso debido a la pandemia de coronavirus.

 

Las autoridades la reprogramaron para el 1º de julio pero con las mesas abiertas siete días antes para evitar las multitudes en el día principal de la votación.

 

Las propuesta incluye una enmienda en la Constitución que le permitiría a Putin, de 67 años y con más de dos décadas alternándose en el poder como presidente y primer ministro, postularse para dos períodos más de seis años después de que expire su actual mandato, en 2024.

 

Peter Stano, portavoz de política exterior de la UE, opinó: "Estamos observando los preparativos para la votación en Rusia sobre los cambios constitucionales del 1 de julio.  Los cambios constitucionales no deben usarse para justificar la posible desviación de Rusia de sus obligaciones internacionales, incluida la obligación de implementar sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos".

 

Gunnar Beck, eurodiputado del partido alemán de ultraderecha Alternativa para Alemania, y miembro del Comité de Cooperación Parlamentaria UE-Rusia, comentó: "En estos momentos, alguien podría ser presidente durante 12 años, luego renunciar por un período, y después gobernar de nuevo durante dos períodos. En el futuro, esto ya no será posible. Me parece un avance si se desea que los altos cargos políticos limiten su mandato".

 

Otro diputado, Sergey Lagodinsky, opinó que no se corresponde con el espíritu de ideal civilizado, legal y democrático. "¿Es un plebiscito o una encuesta de opinión? La cuestión aquí es la legitimidad de todo el procedimiento", expresó.

 

Otra de las enmiendas apunta a definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, algo que generó revuelo en muchas partes del mundo que en los últimos años han avanzado hacia el matrimonio igualitario.

 

Se incluye además reformas que apuntan a mejorar los beneficios sociales y redistribuir los poderes ejecutivos dentro del gobierno, fortaleciendo la presidencia.

 

Los cambios ya han sido aprobados por ambas cámaras del parlamento y la Corte Suprema y fueron promulgados por Putin.

 

El mandatario, sin embargo, insistió en que fueran sometidos a votación, dado lo controvertidos que resultan algunos puntos.

 

La celebración del referendo en medio de la pandemia también ha generado preocupación.

 

Rusia todavía reporta más de 7.000 nuevos casos de coronavirus por día y tiene 613.000 infecciones confirmadas en total.

 

El Kremlin ha rechazado repetidamente estas preocupaciones, argumentando que Rusia pudo frenar la epidemia y que se han tomado las medidas necesarias para que la ciudadanía pueda acudir a las urnas con seguridad.

Rusia
Vladimir Putin
Polémica