Natalie Weber y Mauro ZárateNatalie Weber y Mauro Zárate

Natalie Weber, esposa del delantero de Boca Mauro Zárate, reconoció que tuvo "miedo" cuando el futbolista pasó de Vélez a la entidad "xeneize", dado que recibieron muchas amenazas y temió que alguien pudiera "matar a mis hijos".

 

"Cuando Mauro se fue a su primera pretemporada con Boca, recuerdo estar bañándome y tener el miedo de que alguien entre a mi casa y mate a mis hijos. Sentía miedo de verdad, de noche no dormía y durante el día no quería salir. Nunca me había pasado recibir fotos de Mauro con armas al lado. Para mí era todo nuevo", afirmó la mujer, de 34 años.

 

En diálogo con el programa "Todxs Jugamos", Weber indicó que cuando su marido pasó de Vélez a Boca, pensó "hasta dónde podía llegar la locura que pasa por la cabeza del otro".

 

Noticias relacionadas

"Me mandaban pancartas y fotos a la puerta de mi casa diciendo que iban a descuartizar a Rocco, mi hijo que tenía dos años. Tenía enfrente personas con una mente enferma", afirmó.

 

En ese momento, la modelo recordó que Mauro Zárate "siempre estuvo más tranquilo" que ella, dado que él "viene de familia de futbolistas", mientras que en su caso "era la primera vez" que le pasaba algo así.

Natalie Weber, Mauro Zárate y sus hijos

"En ese momento a la nena no le conté nada, mi hija recién tuvo idea de lo que pasó porque un compañerito de la escuela que era hijo de un hincha de Vélez, se encargó de hacérselo saber. No salimos de casa por un tiempo prolongado. De las amenazas los chicos no se enteraban porque yo no sé las contaba", comentó.

 

Zárate pasó de Vélez a Boca en una decisión que fue compleja, dado que hasta sus propios hermanos lo criticaron por haber dejado el club de Liniers para irse al "xeneize".

 

En tanto, responsabilizó a los "medios" porque a su criterio "tuvieron mucho que ver, a veces utilizando una palabra en contra, en este caso era traidor".

 

"Dañan muchísimo y prenden más el fuego. Los medios en esto fueron muy responsables. Hubo periodistas que salieron a decir barbaridades que no son", recordó.

 

Además, señaló que el peor momento que debió atravesar fue cuando se recibió "la amenaza de bomba en la escuela de la nena; ahí sí algunos periodistas se calmaron, pero ya era tarde".

 

"Yo venía con amenazas desde antes que se haga público. Hay muchos que no se dan cuenta que dando una opinión pueden dañar a una familia o a menores e incentivaban más la violencia", expresó.

 

La modelo, quien debió sortear un cáncer de mama, dijo que cada vez que se enfrentan Vélez y Boca, a su marido le recuerdan el duro momento que ella atravesó.

 

"Siempre se meten con mi enfermedad. En el último partido que jugaron en contra, la hinchada de Vélez le hizo referencia a mi cáncer. Lo hacen porque es donde creen que duele. No le podés pedir racionalidad a un fanático", aseguró.