Cacerolazo, protestas, NACacerolazos contra intervencíon de Vicentín. NA.

El Gobierno Nacional se mostró muy crítico contra las masivas protestas y reclamos en Santa Fe y los cacerolazos que se dieron en la Ciudad por la intervención y posterior expropiación de la empresa agroexportadora Vicentin. El ministro de Agroindustria Luis Basterra cuestionó a todos quienes se expresaron de ese modo, "como si fuera que defendieran los colores de un equipo de fútbol".

 

El ministro, así mismo, confirmó este jueves la determinación del presidente Alberto Fernández sobre la compañía, que está en concurso de acreedores. Así, afirmó que no hay "marcha atrás" ante la posibilidad de que no hubiera expropiación. De hecho al mediodía se produjo la intervención.

 

Basterra también rechazó de plano las protestas que hubo en Avellaneda, Santa Fe, donde la empresa tiene su sede, y los cacerolazos en la Ciudad en contra de la intervención. Sostuvo que los manifestantes no contemplan que "el país vive una crisis pocas veces vista".

 

Noticias relacionadas

Con críticas a la gestión anterior, el ministro sostuvo que la Argentina atraviesa por una crisis en la que "se junta el huracán Mauricio (Macri) con una pandemia". Además dijo que "salir a cacerolear como si fuera que defienden los colores de un equipo de fútbol exige reflexión". "La situación es muy aguda y está en juego la vida de muchos seres", dijo Basterra en El Destape Radio.

 

Así mismo, remarcó el concepto de "soberanía alimentaria" que planteó Fernández el lunes pasado en conferencia de prensa en Casa Rosada, cuando anunció las medidas sobre la compañía.

 

Basterra sostuvo que "no se trata de un algo abstracto" y que "establece el derecho de los pueblos a garantizar la alimentación de sus ciudadanos". Explicó que para el Estado "tener un instrumento que pueda garantizar la producción de alimentos de manera sostenida en cantidad y calidad es un derecho" que impulsará el Gobierno.

 

Esta tarde el Presidente recibió en la residencia oficial de Olivos a Sergio Nardelli, que es nieto del fundador de Vicentin y uno de los principales directivos. Previo al encuentro Fernández dijo que el empresario lo llamó para pedirle que el Gobierno se hiciera cargo de la compañía pero sin que fuera expropiada, lo que fue rechazado.