EFECTO CORONAVIRUS

La recaudación cayó más que en la crisis del 2001: los ingresos se derrumbaron por US$ 10 mil millones

La pandemia afectó a todas las actividades económicas. Ante esto, el Gobierno evalúa lanzar una moratoria para los contribuyentes.
Domingo 28 de junio de 2020

Mercedes Marco del Pont, AGENCIA NAMercedes Marcó del Pont, AGENCIA NA

El derrumbe de la economía provocado por el coronavirus está generando grandes complicaciones para la situación macro económica del país con miras al resto del año y sus efectos en 2021.

 

Uno de los puntos centrales es la debacle de la recaudación impositiva, la cual podría implicar un retroceso que se ubicaría cercano a un monto de US$ 10.000 millones, es decir, alrededor de dos puntos porcentuales del PBI.

 

Esa caída de aproximadamente dos puntos del PBI en la recaudación fiscal sería la más grave en décadas, superior a la retracción del 1,5% observada en la crisis de 2001-2002, que registró un derrumbe del PBI del 11,1%.

 

Noticias relacionadas

Dentro del gabinete económico admiten que el panorama de la recaudación impositiva es “cada día más complicado” y si bien los funcionarios no quieren brindar cifras concretas, saben que casi la mitad del déficit fiscal previsto para este año será caída de los recursos tributarios, aunque estiman compensar algo con las retenciones, que son más elevadas que en el año pasado, y con los incrementos aplicados en Bienes Personales, especialmente de aquellos que se adhirieron al blanqueo de 2016.

 

Ante esto, el Gobierno trabaja en una moratoria, pero se sabe que este tipo de medidas no tienen un efecto inmediato en la recaudación impositiva y en realidad el objetivo es brindar alguna ayuda para todos aquellos que no tuvieron más remedio, ante la crisis, de no cumplir con el pago de impuestos.

 

En Economía tienen una cierta esperanza de compensar algo con la cosecha de este año, aunque según los datos del sector, por la menor producción y baja de exportaciones, representará $ 1.000 millones menos de lo esperado para el fisco.

 

En ese contexto, en provincias como Córdoba, insisten en la necesidad de aplicar un bono fiscal, sobre el que aclaran que no se trata de una cuasimoneda. También Neuquén quiere instrumentarlo, pero aún no cuentan con el visto bueno de Hacienda.

 

Se trata de la emisión de un bono o certificado orientado para el pago de proveedores. El Gobierno nacional teme que se utilice una cuasimoneda, pero desde esas provincias se aclaró que no es el mismo tipo de aplicación.

AFIP
Recaudación
Mercedes Marcó del Pont
Coronavirus en Argentina
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Tercer pago de IFE de $10.000: el Gobierno lo pagará en todo el país

El bono del IFE será de 10.000 pesos, lo entregará el Anses y lo recibirán quienes ya lo percibieron la primera y segunda vez y el dinero saldrá del aporte del tesoro nacional, según explicaron desde el Gobierno.
Jueves 9 de julio de 2020

ANSESAnses.

El presidente Alberto Fernández anunció una nueva prórroga del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que abarcará a todas las provincias del país y que "significa que millones de argentinos no caigan en la pobreza", según dijo durante el encuentro virtual.

 

"El IFE significa que millones de argentinos no caigan en la pobreza, es una herramienta de emergencia que no vamos a poder dar siempre", dijo el mandatario durante una reunión que mantuvo con los gobernadores en la que anunció una nueva prórroga, extendida a todas las provincias, según informaron fuentes oficiales.

 

Junto con el IFE, el Gobierno efectivizará un desembolso de 10 mil millones de pesos provenientes de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y que será distribuido en función de la coparticipación y las deudas en dólares que tienen las provincias, indicaron los voceros oficiales.

 

El bono del IFE será de 10.000 pesos, lo entregará el Anses y lo recibirán quienes ya lo percibieron la primera y segunda vez y el dinero saldrá del aporte del tesoro nacional, según explicaron desde el Gobierno.

 

Participaron también del encuentro el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro.

 

A este encuentro virtual asistieron, a través de medios electrónicos, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el titular del Ejecutivo de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti y su par santafesino, Omar Perotti.

 

También participaron Gustavo Valdés (Corrientes), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Gildo Isfrán (Formosa), Omar Gutiérrez (Neuquén), Juan Manzur (Tucumán), Gerardo Morales (Jujuy), Ricardo Quintela (La Rioja), Rodolfo Suarez (Mendoza), Jorge Capitanich (Chaco), Mario Arcioni (Chubut), Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Gustavo Sáenz (Salta), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Raúl Jalil (Catamarca), Arabella Carreras (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan), Alberto Rodríguez Saa (San Luis) Alicia Kirchner (Santa Cruz), y Gerardo Zamora (Santiago del Estero

 

"Es muy importante que todos los que gobiernan estén enterados de lo qué pasa en Argentina y al mismo tiempo que podamos seguir trabajando juntos", les dijo Alberto Fernández a los gobernadores, en referencia también a la negociación que realizan con acreedores extranjeros por la deuda soberana heredada.

 

"Queremos que todos los que gobiernan se enteren de lo que estamos haciendo con la deuda que heredamos", dijo el mandatario, y agregó: "Necesito que desarrollemos juntos el día después en las provincias".

 

Al mismo tiempo les agradeció "el modo" en que permitieron al Gobierno nacional "trabajar estos meses" juntos y "poder afrontar este tiempo difícil" y dijo que ya están ¨trabajando para el día después de la pandemia".

 

"Vamos a organizar el horizonte del país y ahí los necesito a ustedes para potenciar las economías regionales, tenemos que trabajar rápidamente para poner en marcha la economía argentina", les dijo el Presidente a los gobernadores.

 

Destacó "el verdadero federalismo" en la "ayuda que todos le están dando a Chaco, con recursos humanos", y les dijo que "así se construye un país integrado", en referencia al envío de terapistas de varias provincias para ayudar y capacitar a médicos de esa provincia fuertemente golpeada por el crecimiento de casos de coronavirus.

 

Por su parte, Cafiero, que acompañaba al Presidente en Olivos, consideró que el IFE “tuvo un impacto muy positivo en las provincias para reactivar el consumo que alivia los ingresos familiares”.

 

“El Presidente pidió que se extienda una vez más el IFE para todo el país. Es una de las políticas públicas que no tiene antecedentes, llega a nueve millones de argentinos", dijo el jefe de Gabinete, consciente de que "esto no reemplaza la creación de empleo" y que es necesario "reactivar todas las actividades”.

 

El ministro de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, anunció en la reunión “el desembolso de 10.000 millones de pesos más en ATN, y explicó que este programa “se complementa con el fondo fiduciario de desarrollo provincial", que "en los últimos 15 días firmamos con varias provincias”.

 

“El fondo es de 60.000 mil millones de pesos. Hemos conseguido de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) un fondo no reembolsable de 64 millones de dólares, cada ministro provincial firmo una solicitud para generar una distribución justa en función de los criterios federales y en el marco de la emergencia Covid”, agregó el funcionario.

 

Por su parte, el ministro de Economía, Martín Guzmán, presente en este encuentro, agradeció el apoyo de los gobernadores en la reestructuración de la deuda que negocia el Gobierno con los acreedores.

 

“Hicimos una oferta que muestra la gran voluntad del gobierno para llegar a un acuerdo, es el máximo esfuerzo que puede hacer Argentina y cumplirlo, hemos ido hasta el límite. La recepción inicial es positiva por parte de jugadores claves del mercado internacional”, informó Guzmán a los gobernadores.

 

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, les pidió a los gobernadores apoyo en temas como el “tratamiento de la deuda bajo legislación local que irá al Congreso, poder mostrar que la oferta Argentina es la última"; "la ampliación del Presupuesto (para las provincias ATP, refuerzo alimentario, AUH, mas IFE y otros, representan 400.000 mil millones de pesos) y una moratoria, que va desde el último monotributista hasta la mayor industria”.

Ingreso Familiar de Emergencia
Coronavirus en Argentina
ANSES
CRISIS ECONÓMICA

Otra empresa autopartista se va de Argentina y lleva su producción a Brasil

Se trata de la firma Saint Gobain Sekurit, que determinó cerrar su planta en la localidad bonaerense deCampana, a la que había inaugurado en 2016 con una inversión de u$s200 millones.
Miércoles 8 de julio de 2020

Autopartista francesa Saint Gobain Sekurit Saint Gobain Sekurit, cierra sus puertas en el país.

La empresa francesa Saint Gobain Sekurit decidió interrumpir la fabricación de parabrisas en su planta de Campana y llevar la producción a Brasil, desde donde atenderá el mercado local. El cierre se da días después de que se supiera que las autopartistas Axalta y Basf trasladarían al país vecino la elaboración de pinturas.

 

La fábrica fueinaugurada en 2016 luego de hacerse una inversión de u$s 200 millones, con el objetivo de fabricar unas 200.000 parabrisas al año. Sin embargo, en estos cuatro años nunca logró superar las 50.000 unidades anuales. Allí trabajaban unas 150 personas.

 

Desde la planta de Campana se abastecía a fábricas de Chevrolet y Renault. Así mismo, también se fabricaban parabrisas para el mercado de repuestos.

 

"Se invirtió para volúmenes de producción que nunca llegaron. A eso se le sumó el abuso de algunas terminales", manifestaron fuentes del sector que están al tanto del caso y recordaron la denuncia que el año pasado presentaron varios proveedores contra la marca del rombo ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC).

 

Aunque la cuarentena no fue la causa principal para el cierre de la planta, la compañía la aprovechó para comunicar oficialmente la decisión, sostuvieron las fuentes.

 

El cierre de la fábrica ya se había empezado a comentar entre los empleados a principios de año. De hecho, ya desde el año pasado, a raíz de la caída de la producción, la compañía había apelado a suspensiones de personal, hasta que en febrero se suspendió a todos los empleados.

 

Desde ese momento, la compañía comenzó a negociar la desvinculación de su personal. Es que ante la prohibición por decreto de los despidos, tuvo que acordar retiros voluntarios con cada uno de los trabajadores, que recibieron doble indemnización.

 

La industria automotriz viene en caída desde hace dos años. El año pasado, con apenas 314.787 unidades fabricadas, tuvo un retroceso que la llevó a los niveles de 2004, con exportaciones que bajaron un 16,7%.

 

Así mismo, en el primer semestre de este año, con el cierre preventivo de las terminales a raíz de la pandemia de Covid-19, el sector produjo solo 86.439 vehículos y tuvo una caída del 46,4% con respecto al mismo período de 2019. El número está muy por debajo de lo que proyectaba la industria, que preveía para todo el año cerca de 315.000 unidades.

 

Además de la planta de parabrisas de Campana, Saint Gobain tiene otras nueve en el país dedicadas a la elaboración de materiales para la construcción. Las unidades están ubicadas en el Gran Buenos Aires; Córdoba; Santa Fe; Tucumán y Entre Ríos.

 

La firma fue creada en 1665 por pedido expreso del rey Luis XIV de Francia. Su primer trabajo fue la fabricación de los cristales de la célebre Galería de los Espejos del palacio de Versalles. En 1702 obtuvo del rey el monopolio para elaborar espejos en el país Europeo, privilegio que retuvo hasta la Revolución Francesa.

 

En la Argentina, Saint Gobain está presente desde 1963. En el mercado de la construcción comercializa en el país las marcas Weber, Megaflex, Isover, Tuyango y Novoplack- Aswell

Cierre de fábricas
Empresas
Crisis económica
Coronavirus en Argentina