Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ReutersDonald Trump, presidente de Estados Unidos. Reuters.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha subido una vez más la tensión internacional y manifestó claramente que Irán podría encontrarse en plena planificación de un ataque contra Estados Unidos y -al mismo tiempo- amenazó con lanzar una agresión "mil veces" más fuerte hacia el país persa si eso llega a producirse.

 

En dos tuits, Donald Trump dio crédito a una información publicada el sábado por la revista Politico, citando a fuentes de inteligencia estadounidense y sostuvo que el Gobierno iraní se plantea asesinar a la embajadora de EE.UU. en Sudáfrica, Lana Marks.

 

"Según informaciones de prensa, Irán podría estar planeando un asesinato, u otro ataque, contra Estados Unidos como represalia por el asesinato del líder terrorista (Qasem) Soleimaní", expresó Trump en la red social.

 

Noticias relacionadas

"¡Cualquier ataque de Irán, en cualquier forma, contra los Estados Unidos tendrá como consecuencia un ataque a Irán que será 1.000 veces mayor en magnitud!", agregó el presidente de Estados Unidos.

 

Según lo publicado en el artículo de Politico, el presunto plan iraní para asesinar a Marks sería una represalia por la muerte del poderoso general iraní Qasem Soleimaní, ocurrida en un bombardeo estadounidense el pasado enero.

 

Trump defendió de nuevo este lunes su decisión de acabar con Soleimaní, al afirmar que "planeaba un futuro ataque en el que iba a asesinar a tropas estadounidenses", además de responsabilizarle de "muertes y sufrimiento durante muchos años" como comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria.

 

 

 

 

Esa operación estadounidense reactivó las tensiones entre Washington y Teherán, y en julio, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Alí Shamjaní, advirtió de que a EE.UU. le espera todavía una venganza más dura por haber matado a ese general.

 

De todos modos, el Gobierno iraní ha rechazado rotundamente los rumores de que planea asesinar a la embajadora estadounidense y las ha relacionado con un intento de la Administración de Donald Trump de, presuntamente, manchar la imagen de Irán.

 

El Gobierno de Sudáfrica afirmó este lunes que toma nota de las informaciones que apuntan a un supuesto complot iraní para asesinar a la embajadora de Estados Unidos, y aseguró que el asunto está "recibiendo la atención necesaria" para garantizar su seguridad.

 

Sudáfrica, que mantiene buenos lazos con el Estado persa, ratificó en un comunicado su "deber de proteger al máximo a todos los funcionarios que están en servicio a su país" en la nación africana.