Jorge Neuss y su esposaSilvia Saravia junto a Jorge Neuss.

Una de las empleadas de la familia Neuss fue la única testigo del femicidio que el empresario cometió contra su esposa Silvia Saravia antes de suicidarse. La mujer aportó datos importantes a la causa donde se investiga el crimen se consolida como un femicidio clásico.

 

La empleada que trabajaba en la casa de los Neuss reveló: “Fue una pelea importante”. La mujer ya había declarado ante la fiscal María José Basiglio, pero fue pocas horas después del hecho. Esta vez la testigo fue más precisa en relación con lo que oyó, lo que vio y lo que sabía de la relación entre el femicida y su esposa.

 

La empleada de la casa, de identidad anónima, reveló que la noche previa al femicidio Jorge Neuss y Silvia Saravia habían discutido intensamente y que la esposa del empresario salió de la casa cerca de las 22 del viernes, se subió a su auto y se fue. “No nos habló, no nos dijo a dónde iba ni si volvía, se fue”, declaró.

 

Noticias relacionadas

Según fuentes judiciales, Lucila (hija del matrimonio) declaró que su madre apenas le dijo que hubo “una discusión” y que ella no le dio más trascendencia. Para salir de la espiral de violencia y maltrato en la que se sentían atrapadas, le propuso a su madre irse ese fin de semana fatal a un campo que la familia tiene en Sierra de la Ventana. “Nos vamos hasta el martes, hasta que se calme un poco todo. Mañana vas a buscar algo de ropa y listo”, le dijo.

 

La justicia solicitó a la compañía de teléfono los llamados que determinó que a las 12.36 y 12.37 Neuss mandó dos SMS a amigos para saludarlos por sus cumpleaños. A las 12.51 se registró en el teléfono de la empleada un llamado a Lucila. Ella explicó ayer que fue para avisarle que algo había ocurrido.