Armando Manzanero, REUTERSArmando Manzanero falleció por coronavirus a los 85 años, REUTERS.

El cantante y compositor mexicano Armando Manzanero falleció a los 85 años, en Ciudad de México, a raíz del coronavirus; el artista debió ser hospitalizado el jueves último en un estado que definieron como delicado en el centro médico. En ese momento, su hija, Martha Manzanero Arjona, señaló “mi padre es un guerrero y los médicos me dijeron que están haciendo todo lo posible para estabilizarlo”.

 

Manzanero fue uno de los grandes boleristas y excelente pianista, le sumó a la belleza del bolero un tono cuasi jazzístico con el que acentuó ese clima romántico tan presente en su espíritu. “El piano siempre ha sido el amor de mi vida, mi eterno compañero, el señor que me ha dado todo”, decía Armando Manzanero.

 

Compuso unas 400 canciones, de las cuales al menos cincuenta fueron éxitos como los de sus comienzos No y Adoro; y luego Esta tarde vi llover, Somos novios, Aquel señor, Contigo aprendí, Voy a apagar la luz y Mía, entre otros.

Noticias relacionadas

Durante su visita a la Argentina, en septiembre de 2017, para actuar en el Auditorio del CCK, dijo: “Mi manera pianística para el bolero responde a que siempre fui un admirador de la buena música, y así como soy despreciativo para lo que considero música barata, soy un seguidor incondicional de lo que llamo música artística. Desde pequeño (empecé a estudiar música a los ocho años) iba a escuchar a diversos artistas en mi ciudad Mérida, en el Yucatán; los gobiernos traían grandes músicos para que pudiéramos escucharlos. Recuerdo a un pianista, que me imagino catalán, llamado Alejandro Vilalta. Me gustó todo lo que interpretó y comencé a estudiar a Chopin, las sonatas de Beethoven, y a Liszt. Me volví un fanático de estos artistas”.

Armando Manzanero y Alejandro Lerner, REUTERSManzanero junto a Alejandro Lerner en un concierto de duetos, REUTERS.

En 2011, recibió el premio por la Excelencia Musical de la Academia Latina de la Grabación, que entrega los Grammy Latinos y en 2014, recibió un Grammy honorífico por su carrera.

 

Tuvo una relación estrecha con el público argentino, al que conoció en 1968, cuando se presentó en el programa televisivo de Pipo Mancera a quien recuerda con especial cariño por su estatura: “Era tan alto como yo” (son conocidas sus bromas respecto de su corta estatura). Desde aquel momento, sus temas fueron siempre si no esperados, muy bienvenidos para un público tan sensible como exigente en materia de música.