Úrsula Bahillo y su ex, femicidio en RojasEl ex de Úrsula compartió una foto con ella en Twitter.

El pueblo de Rojas y el país no salen de la conmoción tras conocerse la noticia del brutal femicidio de Úrsula Bahillo con cientos de muestras de indignación, tristeza y pedidos de justicia. En esta oportunidad un ex novio publicó una sentida reflexión en Twitter.

 

El joven expresó que sintió “la obligación” de contar sus sensaciones tras el crimen. Con esto busca “sumar memorias a las personas” que no conocían a Úrsula, “para que nunca se olviden de ella”. “Era imposible hacerlo antes y es muy difícil hacerlo ahora, entre recuerdos y lágrimas”, comentó.

 

“Mientras escribo esto revivo las mañanas de mal humor, las tardes de mates en cualquier lugar, las noches de cena (aunque solo comieras papas con cheddar), los momentos con mi familia y la suya, los domingos de cancha, las risas, los caprichos, momentos de mucha felicidad y también de tristeza”, manifestó.

 

Noticias relacionadas

“Nuestra relación llegó a su fin por varias situaciones que no vienen al caso, quiero quedarme con los buenos momentos y recuerdos que pasamos juntos. No fue largo pero si muy intenso. Siento que de alguna forma tengo que pedir perdón por no hacer mas cuando me dijiste que la estabas pasando mal, pero no querías que se entere tu familia porque lo iban a matar. ¿Hasta dónde llegó tu amor ciego por esa persona que terminó con tu vida?”, agregó.

 

Para cerrar el joven concluyó: “Como siempre se dice, la vida sigue, pero depende de nosotros no olvidar lo que pasó este 8 de febrero de 2021, no olvidar que esto se pudo haber evitado, no olvidar a Úrsula, que se fue físicamente pero nunca se va a ir de la memoria y de nuestros corazones”.

 

Úrsula fue hallada el lunes último cerca de las 20.30 asesinada a puñaladas entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, y en ese mismo lugar la policía apresó a Martínez herido.

 

A través de cámaras de seguridad, los investigadores establecieron que la joven había dejado su moto en la puerta de un quiosco al que ingresó y que al salir lo hizo caminando, tras lo cual aún no pudo determinarse el rumbo que tomó y en qué circunstancias fue abordada por el policía, quien esa noche se desplazaba en su auto, un Peugeot 307, tal como fue registrado por una cámara de una estación de servicio.

 

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del propio imputado, quien refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque éste le confesó en un llamado que "se había mandado una cagada".

 

Al llegar al lugar, la policía encontró a la chica asesinada y al agresor malherido, ya que después del crimen se clavó el arma homicida en el abdomen, adentro de su auto.

 

Martínez intentó escapar a pie por los pastizales, pero fue reducido y quedó apresado.

 

La autopsia determinó que la joven fue asesinada de 15 puñaladas en la espalda, el torso y el cuello con un cuchillo de carnicería hallado en la escena del crimen.

 

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a su exnovio por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen.