Sergio Lapegüe hablando sobre su experiencia con el coronavirusSergio Lapegüe, con TN.

Desde su casa, donde sigue la recuperación tras sufrir coronavirus, el periodista Sergio Lapegüe habló de las secuelas que le dejó la enfermedad que afecta al mundo.

 

"La recuperación es muy de a poco", dijo el conductor de TN y agregó: "Es aprender todo de nuevo y no puedo caminar y hablar al mismo tiempo".

 

Lapegüe estuvo 21 días internado por covid-19. Tiene una neumonía grave y hay COVID-19 en sus pulmones. Pero aclaró, que según le dijeron los médicos, va a desaparecer de su organismo de manera progresiva.

 

"Me pegaron un mazazo en la cabeza", sostuvo sobre los momentos más difíciles que tuvo que vivir por la enfermedad que lo llevó a estar internado durante tres semanas. Pasó de la angustia a momentos caídas de estado de ánimo. "Me sentí muy mal", dijo. Lo ayudó el apoyo de su familia y todo el afecto de amigos y la gente que le dejaron en las redes sociales. 

 

Así transitó una recuperación hasta obtener el alta médica y poder volver a su casa.

 

Lapegüe contó que todo empezó cuando sintió que le faltaba el aire mientras hacía actividad física. Creyó que era una ola de calor, hasta que tuvo tos y fiebre. Con esos síntomas, ya empezó a pensar en el coronavirus. Fue al médico, al neumonólogo que lo derivó de "urgencia" al centro médico. Ingresó al Sanatorio Juncal de Temperley, donde le hicieron una tomografía computada y el resultado fue que tenía filamentos de COVID-19 en el pulmón, cerca del corazón.

 

Tras hacerle hisopados, quedó internado. Con fiebre "mortal", de entre entre 38° y 39°, el periodista sentía que tenía el "cuerpo tirado". Sin poder respirar bien, además. 

 

Así, el cuadro se fue complicando. Al cuarto o quinto día de internación no le bajaba la fiebre. Cuando quiso ducharse se desvaneció. Los médicos lo ingresaron a terapia intensiva.

 

"Estaba solo, es un lugar donde entran pocos médicos enfermeros, camuflados, y no sabía quiénes eran", contó el periodista sobre sus días más difíciles.

 

Aseguró que ñe "sañvó la vida" el casco “Helmet” que le colocaron, pese a sentirse "claustrofóbico" con ese dispositivo puesto. Claro está, el mismo le permitió respirar mejor.

 

"Mis pulmones se veían como si se hubiera roto una botella de vidrio", narró Lapegüe. Hasta que los alvéolos empezaron a abrirse de a poco, lo que le permitió respirar mejor. Todo gracias al casco colocado.

 

Emocionado, contó que se largó a llorar cuando le retiraron el oxígeno. Y también pudo verse el video donde se reencontró con su familia, que estuvo pendiente de salud a sol y sombra. 

Noticias relacionadas

Sergio Lapegüe
Coronavirus
Coronavirus en Argentina