Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, ReutersJacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, aseguró que no se va a vacunar hasta que todos aquellos que están en la primera línea (personal sanitario y otros trabajadores esenciales) sean inoculados.

 

Nueva Zelanda es uno de los países que mejor han gestionado la pandemia de coronavirus, comenzó el pasado sábado su campaña de vacunación contra la COVID-19 con la inoculación de la vacuna de la farmacéutica Pfizer a trabajadores de los puestos fronterizos.

 

“Tu amigo muy querido, muy querido, Scott Morrison (primer ministro de Australia), recibió la vacuna. ¿Tú también la recibirías para enviar un mensaje de confianza a todos nosotros?”, le preguntó un periodista. “Hemos tenido una discusión sobre esto y me genera conflicto porque desde mi punto de vista son las personas que están en la primera línea quienes están en el mayor de los riesgos, no yo. Entonces los quiero a ellos protegidos primero”, respondió la mandataria.

 

Noticias relacionadas

Ante la insistencia del periodista que le dijo que a ella también se le puede considerar que está en la primera línea, reiteró que no está expuesta de la misma forma que los trabajadores sanitarios. Ardern, de 40 años de edad, dijo que esperará a que se inoculen todos los que están en riesgo.

 

El gobierno neozelandés levantó el pasado miércoles el confinamiento de tres días decretado en Auckland, la ciudad más poblada del país, pese a no haber encontrado el origen de un rebrote de la cepa británica del virus que ha afectado a tres miembros de una misma familia.

 

Nueva Zelanda, cuya gestión frente a la pandemia ha sido considerada como la mejor del mundo, acumula desde que comenzó la pandemia un total de 2.350 contagios de COVID-19, que incluyen 356 casos catalogados como probables, y 26 fallecidos.