7 de mayo, día internacional contra lesbofobia, homofobia, transfobia, bifobia e intersexfobia
La bandera LGTBI, estandarte contra la homofobia.

Según definiciones, la homofobia es “el miedo a estar incómodamente cerca de homosexuales”, según el creador del término, George Weinberg, psicólogo estadounidense. Desde la década del 70 se denomina así también a cualquier prejuicio relacionado con la homosexualidad.

 

Pero también en 1972 el psicólogo afirmó, en su libro La sociedad y el homosexual sano: “Nunca consideraría que un paciente es sano si no ha superado su prejuicio contra la homosexualidad”. Por eso se viene trabajando intensamente en el ámbito de la salud para terminar con la homofobia.

 

Por eso un grupo de investigadores de la Universidad de Queensland, Australia, estudia esta problemática, y llegó a una conclusión impactante: la homofobia estaría vinculada estrechamente la inteligencia, en particular, con un coeficiente intelectual bajo.

 

Noticias relacionadas

Una menor capacidad intelectual sería una de las muchas causas que generarían los prejuicios en contra de la homosexualidad. Para llegar a esta afirmación, los científicos analizaron a más de 11 mil 500 australianos a través de una encuesta de Household, Income and Labor Dynamics in Australia (HILDA) realizada en 2012. Los datos obtenidos en ese momento, sumados a los de la encuesta HILDA realizada en 2015, arrojaron estos resultados llamativos.

 

Las encuestas consultaba a los participantes sobre la igualdad de derechos. Con la premisa “Las parejas homosexuales deberían tener los mismos derechos que las parejas heterosexuales”, brindaban las opciones “estoy muy de acuerdo”, o “estoy muy en desacuerdo”, y una escala de valor del uno al siete entre cada afirmación.

 

En el estudio publicado en la revista Intelligence, los investigadores australianos revelaron que los prejuicios contra los homosexuales eran mayores, cuanto menor era el coeficiente intelectual del entrevistado. “Existen correlaciones bien conocidas entre la baja capacidad cognitiva y el apoyo de actitudes perjudiciales o no igualitarias”, afirmaron los científicos.