Jesús Fernández, víctima de una patota en Entre RíosLa víctima tenía 36 años.

La esposa de Jesús Fernández, asesinado de siete puñaladas al ser atacado por una patota mientras celebraba Año Nuevo en un bar junto a su familia, en la localidad entrerriana de Gualeguay, convocó para este viernes a una marcha "pacífica" para pedir "justicia" por el crimen y pidió que sean detenidas todas las personas que participaron en el hecho.



"Estamos convocando a toda la gente para este viernes 20.30 en plaza San Martín a hacer nuestra primera marcha en reclamo de justicia por Jesús, es una marcha silenciosa y pacífica. Que todos los asesinos partícipes que ayudaron a que Jesús se muriera y que ayudaron a que me partieran la cabeza, paguen", aseguró esta tarde al canal Todo Noticias Valeria Velardis.



La mujer relató que el homicidio ocurrió durante el Año Nuevo cuando fueron a festejar con Fernández (36) que cumplían "17 años juntos" junto con sus hijos de 14 años y 6 años, su nuera de 15 y su sobrina de 13 años.



"Tengo un problema en una pierna, me tiro una frazada en el piso para sentarme, Jesús va a hacer pis detrás de unos pajonales y me pega el grito 'gorda vení, mirá lo que me hicieron', cuando lo veo ya tenía la remera rajada", contó.



Según Valeria, su esposo le dijo que "una gurisa lo había agredido y se había enojado porque había hecho pis", tras lo cual ella salió a buscarla y vio que la chica venía "con una patota de 25 o 30 chicos".



"Sin decirnos nada, nos recagaron a palos, nos encerraron, a Jesús lo agarraron entre diez o doce gurises a pegarle y apuñalarlo con cadenas, cuchillos, varillas, a mi me agarraron entre cuatro chicas y me pegan cuatro o cinco varones, en eso a mi hijo de catorce años también le pegaron dos puñaladas hasta que dos chicos lo ayudaron y logró meterse en el auto", explicó.



Velardis recordó que unos segundos después pudo pararse con "la cabeza abierta", ya que tenía "cinco tajos, el ojo y la oreja cortada, una puñalada en el pecho, la cara totalmente desfigurada" y escuchó a Jesús que le gritaba.



"Me dice 'me pincharon me estoy muriendo, cuidá a los nenes, te amo y atiné a girarlo para presionar en el agujero que tenía en la espalda. Él sabía que se moría y lo único que me decía era que cuidara a los nenes", expresó.



Por el crimen, fue detenido un joven de 18 años y tres adolescentes de 15 que, por su edad, son inimputables, por lo que fueron remitidos a sus domicilios.



La mujer señaló que en la sala velatoria apareció la primera chica por la que comenzó el ataque con dos más para insultarla y reírse.



"A la primera chica la conozco porque se juntan con la patota a la vuelta de mi casa", sostuvo Valeria.



El hecho ocurrió cerca de las 4 de la madrugada del sábado 1 de enero en un local nocturno ubicado en el parque "Intendente Quintana" de Gualeguay, adonde la familia Fernández había concurrido para continuar la celebración por el Año Nuevo.



De acuerdo a la investigación, Fernández, discutió fuertemente con un grupo de más de quince menores de edad, quienes tomaron un arma blanca y comenzaron a asestarle múltiples puñaladas.



También la pareja de Fernández sufrió heridas en su cabeza, y su hijo de 14 años recibió dos puñaladas en la espalda.



Por ello, fueron trasladados inmediatamente al hospital San Antonio, donde el hombre falleció producto de siete heridas de arma blanca en la zona del tórax que le perforaron sus pulmones.



En tanto, su hijo sufrió una herida cortante en la espalda, aunque sin correr riesgo de vida.



Por su parte, la fiscal María Delia Ramírez Carponi remarcó que se tomó declaración a múltiples testigos del hecho y se recabó información de cámaras de seguridad de la zona, lo que permite "no descartar más involucrados" en el crimen.



"Barajamos entre 15 y 30 personas que participaron del hecho, siguen surgiendo distintos nombres y hemos podido identificar claramente a quienes agredieron a la mujer", agregó en declaraciones a la prensa.

Noticias relacionadas

Muerte
Patota
Entre Ríos