Kristalina Georgieva, Martín Guzmán, FMI, NAKristalina Georgieva, Martín Guzmán, FMI, NA

A tres semanas de que el Gobierno revelara las diferencias con el Fondo Monetario Internacional (FMI), las conversaciones continúan empantanadas y no hay señales de acercamiento.

 

Las declaraciones del ministro Guzmán dejan trascender también los magros resultados de la negociación que el Canciller, Santiago Cafiero, llevó adelante esta semana en Washington con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken.

 

"Argentina necesita más tiempo para pagar y quiere llegar a un acuerdo, que es necesario para ambas partes", afirmó Guzmán en una entrevista con el diario francés Le Figaro publicada hoy.

 

En medio de la escalada sin freno del dólar, el Gobierno admite que el sendero fiscal tensiona con fuerza la negociación con la entidad que le habría pedido una reducción de un punto porcentual en el déficit de las cuentas públicas este año respecto del 2021.

 

El Gobierno mantiene la idea de una reducción “gradualista” que, afirma, no complique la recuperación económica registrada en 2021. Este contrapunto se discutió este viernes en una videconferencia entre el equipo económico y el staff del organismo multilateral. Fuentes oficiales indicaron que el Fondo habría exigido un déficit del 1,9% en 2022 (frente al 2,9% del 2021); 1,4% en 2023; 0,7% en 2024 y equilibrio fiscal en 2025.

 

Por este motivo, según confirmó infobae de fuentes oficiales durante este fin de semana habrá conversaciones intensas entre el equipo económico y algunos referentes del oficialismo con el staff técnico y la gerencia del organismo multilateral.

 

Asimismo, en el Palacio de Hacienda confirmaron a ese medio que habrá conversaciones “intensas”, aunque, como es habitual, no se jugaron en cuanto a las fechas de un eventual cierre.

 

“La diferencia que tenemos con el FMI es la velocidad de consolidación fiscal y las combinaciones entre gastos e ingresos. No queremos penalizar la demanda cuando la economía se está recuperando”, dijo el Ministro de Economía al medio francés.

 

Además dijo que la negociación estaba en una etapa crítica, por la fecha de los próximos vencimientos que el país no pueden pagar.

 

“Redujimos fuertemente nuestro déficit primario (excluyendo los pagos de intereses de la deuda), del 6,4% del PIB en 2020 al 3% del PIB en 2021″, destacó el titular del Palacio de Hacienda.

 

“Una reducción de 3,5 puntos en un año con un crecimiento del 10%. Si continuáramos en la trayectoria pronosticada por el FMI, se socavaría el crecimiento y el éxito del programa de apoyo”, señaló.

 

El staff no está convencido, porque cree que los desequilibrios económicos locales son demasiado grandes y que merecen una terapia más intensiva, para reducir la inflación y la creciente brecha cambiaria, entre otros problemas.

 

En ese marco, algunos funcionarios creen que no sería una mala idea plantear una postergación del pago del vencimiento por USD 1000 millones que está previsto realizar el 28 de este mes. No obstante, si el país no pagara en término, comenzaría a correr el plazo de seis meses hasta que el Fondo lo declarara formalmente en default.

 

“Por el momento, estamos llevando adelante negociaciones y no sabemos en qué momento se va a avanzar con el acuerdo con el FMI. Todos sabemos que Argentina ha decidido pagar en tanto se llegue al acuerdo”, dijo ayer la vocera presidencial, Gabriela Cerruti.

 

El objetivo final es cerrar un acuerdo técnico la semana próxima antes de que el presidente Alberto Fernández emprenda su viaje a Rusia, pese a la fuerte tensión entre Moscú y Washington en torno de Ucrania.

 

El presidente visitará al líder ruso, tras lo cual se trasladará a China para asistir a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en ese país, donde se encontrará con el jefe de estado Xi Jinping.

 

En un contexto complejo, en Buenos Aires también festejaron las palabras del presidente mexicano, Manuel López Obrador, que pidió que el FMI apoye a la Argentina sin exigirle demasiado ajuste y que asuma su “responsabilidad” por haberle otorgado USD 45.000 millones al gobierno de Mauricio Macri, para “favorecer” su reelección.

 

“Aprovecho para hacerle un llamado al FMI con el propósito de que le den un trato justo a Argentina, que asuma el FMI su responsabilidad en el endeudamiento”, señaló López Obrador.

Noticias relacionadas

Acuerdo con FMI
Economía argentina
Martín Guzmán
Kristalina Georgieva