Emily Ratajkowski, ReutersReuters.

En una cruza entre el ensayo y la viñeta autobiográfica, la empresaria y modelo estadounidense Emily Ratajkowski expone en "Mi cuerpo", un libro que editará Planeta en la Argentina y llegará en junio a las librerías, los parámetros sexistas que rigen el mundo del modelaje y asume hasta qué punto es problemático reconocerse feminista y explotar una imagen hipersexualizada.

 

Con más de 28 millones de seguidores en Instagram, Ratajkowski es el gran símbolo sexual de la época y, tal vez por eso, sus reflexiones sobre la objetivación y la explotación del cuerpo femenino son tan fascinantes y complejas.

 

En 2018, Ratajkowski empezó a escribir los ensayos que, más tarde, se convertirían en un libro durante un momento particular de su vida en el que a su madre le habían diagnosticado una enfermedad crónica llamada amiloidosis y estaba sola en Los Ángeles mientras su marido, el productor de cine Sebastian Bear-McClard, trabajaba en Nueva York.

Emily Ratajkowski

Según contó, para abordar el proyecto, en 2019 buscó orientación profesional y recibió la ayuda de la escritora Stephanie Danler, autora de "Dulceagrio", y empezó, en forma paralela, a leer publicaciones de no ficción para emular el estilo.


En uno de los ensayos que componen el libro, reconoce que está obsesionada con la aceptación, las redes y el deseo. Consciente de su contradicción, encontró que convertirse en su propia jefa sirvió como parche para que la explotación de su imagen al menos redundara en un beneficio personal. En esa línea, narra su cuerpo: desde primeros cambios que experimentó a los 13 años, hasta los últimos, tras dar a luz a su hijo a los 30.

 

“Ansiaba tanto recibir el reconocimiento de los hombres que lo aceptaba incluso cuando venía envuelto en faltas de respeto”, escribe Ratajkowski sobre cómo inició el proceso interno que la llevó a recuperar el control de su cuerpo y de los beneficios económicos que obtiene con él y a formar un equipo de colaboradoras mujeres con quienes comparte parte de ese beneficio.

 

"Quiero decir que soy cómplice", continúa. "Pero también creo que es un error avergonzar a una mujer joven por llevar un vestido ajustado porque quiere que alguien poderoso se fije en ella. No creo que debamos seguir criticando a las mujeres por decir: 'Así es como puedo tener éxito y capitalizar mi imagen o mi cuerpo'. Eso es una extensión de la misma misoginia que tanto he visto en mi vida. Todos somos cómplices", plantea sobre la complejidad que encuentra al abordar su rol en el mundo de la moda.

 

En "Mi cuerpo", también narra varios casos de agresión sexual a lo largo de su carrera. "Tuve mucho cuidado con lo que elegí incluir y por qué", dijo durante una entrevista con CNN. "La razón por la que escribí sobre esas experiencias no fue en plan: 'Oh, voy a escribir una lista de momentos en los que fui agredida sexualmente'. Fue más bien: 'Voy a volver a los momentos por los que tengo mucha vergüenza, por los que tengo sentimientos realmente sin resolver, y me interesa explorar por qué'", reflexionó sobre por qué decidió escribir sobre las distintas agresiones.

Noticias relacionadas

Emily Ratajkowski
Instagram