La ley de radiodifusión sigue dando que hablar. Los especialistas aseguran que deberá ser aprobada en el Congreso como consecuencia de un largo y profundo debate donde todos los sectores estén presentes y que llevará tiempo llegar a una decisión en conjunto.

Uno de los puntos más polémicos es la posibilidad que otorga a las empresas telefónicas para que se ocupen del mercado de la televisión por cable.

Claro que un cable del interior no tiene posibilidades de competir ante poderosas empresas multinacionales como Telecom y Telefónica que actúan de manera monopólica.

Noticias relacionadas

Entonces, se pide una ley democrática, con igualdad de posibilidades para todos.

Telecom y Telefónica cuentan con celulares, Internet, telefonía fija. Impusieron sus empresas dejando al país dividido en dos. La ley no hace más que habilitar a estos monopolios para agrandar su negocio ofreciendo más servicios.

Por tal motivo: Sí al tratamiento de una ley de radiodifusión, No al favorecimiento de empresas monopólicas.

El hecho que los 800 cables de nuestro país quedaran en manos de las telefónicas sólo generaría miles de despidos en todo el país. Dejando sin estímulo a las empresas a la hora de invertir o de tomar personal.

Las compañías de teléfonos nacieron como redes públicas, fueron construidas por todos los argentinos bajo el nombre de ENTEL. Mientras que las empresas de cables nacieron como PyMes creadas por sectores privados en todo el territorio argentino. El tratamiento de una ley para la radiodifusión es necesario, pero no para hacer morir a los cableoperadores sólo para beneficio de las empresas multinacionales que tienen todo el control de los medios.