Presidente de Francia, Emmanuel Macron, incendio Catedral de Notre Dame


Las llamas consumieron este lunes la catedral de Notre Dame, uno de los monumentos más visitados de París y un hito de la arquitectura gótica, provocando una incalculable pérdida para Francia y su capital.

 

"Como todos nuestros compatriotas estoy triste esta noche al ver quemarse una parte de nosotros", escribió el presidente Emmanuel Macron en Twitter.

 

Los bomberos intentaban contener el incendio con mangueras y despejaban el área alrededor de la catedral, que es el punto que define el centro de París. Edificios alrededor eran evacuados.

 

 

 "Reconstruiremos Notre Dame", prometió el lunes el presidente de Francia, Emmanuel Macron, después de visitar la emblemática catedral parisina que fue parcialmente arrasada por un incendio.
  

"Se ha evitado lo peor, aunque todavía no hemos ganado la batalla totalmente", añadió el mandatario, visiblemente emocionado, antes de agradecer a los bomberos por haber salvado las dos torres y la fachada del monumento.

 

"Básicamente, todo el techo cayó. No veo ninguna esperanza para el edificio", dijo el testigo Jacek Poltorak, que observaba el fuego desde un balcón de un quinto piso a dos cuadras de la fachada sur de la catedral.

 

Macron canceló una cadena nacional que debía realizar más tarde el lunes.

 

"Nadie resultó herido", dijo en el lugar el viceministro del Interior, Laurent Nunez. "Es demasiado pronto para determinar las causas del incendio".

 

La televisión France 2 informó que la policía estaba tratándolo como un accidente.

 

 

La catedral, famosa por ser el escenario de la novela "Nuestra Señora de París" de Victor Hugo, se remonta al siglo XII y fue declarada un Patrimonio de la Humanidad por el UNESCO.

 

Notre Dame estaba siendo renovada por lo que algunas partes estaban cubiertas por andamios. Las estatuas de bronce habían sido removidas la semana pasada debido a los trabajos.

 

"Tengo muchos amigos que viven en el extranjero y cada vez que vienen, les digo que vayan a Notre Dame", dijo con lágrimas en los ojos Samantha Silva, que presenciaba el incendio. "La he visitado tantas veces, pero nunca volverá a ser lo mismo. Es un verdadero símbolo de París".

 

La catedral, cuya construcción demoró más de un siglo desde que comenzó en 1163, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica francesa.