EMPRESA EN PELIGRO

Efecto de la dura crisis en la economía real: Arcor, en su peor momento

Pese a ser una de las empresas argentinas con mayor presencia mundial, Arcor tuvo pérdidas por $6.200 millones. Reestructurará sus pasivos en dólares.
Martes 13 de noviembre de 2018

Luis Pagani - ARCOR (NA)

Noticias relacionadas

 

La crisis económica golpea a toda la Argentina, y muy en especial, deja su marca en varias de las más importantes empresas del país. La altas tasas de interés y la impresionante devaluación del peso en los últimos meses, hizo efecto sobre Arcor, una firma que está a punto de iniciar un proceso de reestructuración de sus pasivos.

 

Según los estados financieros de Arcor al 30 de septiembre de este año, mostraba una pérdida de $6.247 millones, un hecho que contrasta notablemente cuando hace un año exhibía una ganancia que superaba los $1.000 millones.

 

Arcor -como otras firmas similares del sector alimenticio- sintió en carne propia la brusca caída de ventas de los artículos de consumo masivo que produce, algo que a su vez se marca con el traslado a segundas y terceras marcas, que -sin embargo- no compensan el costo de mantener una primera marca, que entre otras cosas, implica gastos por presencia de marca en góndola, repositores, inversión publicitaria, costos de distribución y una intensidad promocional para poder competir que reduce los márgenes de ganancia.

 

El duro golpe que acusa una empresa como Arcor, se dio además por una espiralización sin precedentes de sus gastos financieros que pasaron de $2.000 millones en 2017 a más de $13.000 millones durante el corriente años de 2018, como consecuencia de la devaluación sobre su deuda en dólares.

 

"Tienen un volumen muy alto de Obligaciones Negociables (ON) en dólares. Normalmente las empresas las van renovando, pero como se cerró el mercado de capitales en dólares y el financiamiento en pesos tiene tasas inviables, no tienen otra salida que ir hacia una reestructuración. Es un default elegante, pero no tienen otra alternativa. Claramente vendiendo galletitas no podés cubrir un agujero de $6.200 millones", dijo Francisco Uriburu, analista de mercados.

 

El caso de Arcor activa todas las alarmas ya que se trata de una compañía muy bien conducida desde siempre, con gran prestigio, mientras que al mismo tiempo jamás se vio involucrada -o relacionada- en ningún caso de corrupción con ninguno de los Gobiernos argentinos a través de los años.

 

Para Arcor dio buenos resultados su estrategia de globalización, con la instalación de plantas industriales modelo en México, Chile, Perú y Brasil.

 

Pese a ello, el 72,9% de las ventas de Arcor son en Argentina, con el 41% producto de golosinas y chocolates y un 27,7% en galletas, lo que la hace muy dependiente de los vaivenes económicos locales.

 

Pagani apoyó al Gobierno de Macri de entrada, con palabras, pero también con hechos. En 2016, tomó 300 millones de dólares de deuda para importantes inversiones, algo que evidentemente no le ha salido bien.

 

En el mercado estiman que Arcor se verá obligada a hacer una reestructuración de su pasivo con un mecanismo denominado APE (Acuerdo Preventivo Extrajudicial), que fue el utilizado recientemente por Enrique Pescarmona para salvar a Impsa de la quiebra. En rigor, la propia Arcor ya realizó una operatoria similar luego de la crisis del 2001, donde refinanció todos sus préstamos bancarios por 184 millones dólares y 34 millones de pesos, los cuales terminó de pagar en el año 2008.

 

"Esto es sólo un botón de muestra de lo que está pasando en el país. Se están cayendo todas las empresas y pronto vendrán más convocatorias", advirtió un analista.

Crisis económica
Economía argentina
Grupo Arcor
Luis Pagani
CRISIS ECONÓMICA

Efecto coronavirus: empresarios de todos los rubros hablan de la crisis

Medio centenar de hombres de negocios alertaron sobre la crisis por la pandemia. Desde el agro y las alimenticias hasta las áreas y el turismo pasando por las automotrices, la energía, los bancos y el comercio electrónico, entre otros muchos, mostraron sus datos negativos.
Miércoles 17 de junio de 2020

Industria en tiempos de coronavirusCrisis industrial 

El coronavirus afectó a las economías del mundo y todos los sectores de la industria se vieron afectados por la pandemia que afectó al mundo.

 

En nuestro país, todavía estamos por atravesar el pico de la pandemia, que no se sabe cuánto durará. En simultáneo, y seguramente como consecuencia de que los números de contagiados y víctimas son mejores de lo que se temía, sobrevienen los temores lógicos acerca de las consecuencias de esta situación extraordinaria en la vida económica de las personas y las empresas.

 

Un informe de situación en primera persona, a cargo de quienes dirigen empresas en todos los sectores económicos, desde el agro y las alimenticias hasta las áreas y el turismo pasando por las automotrices, la energía, los bancos y el comercio electrónico, entre otros muchos, demuestra que todos se vieron afectados.

 

El espíritu emprendedor queda de manifiesto en la energía desplegada por todas las compañías para adaptarse a una situación inédita, un virus al que nadie esperaba, cuyo efecto devastador fue potenciado a través de la conectividad lograda por la globalización.

 

Por eso, en general sufren más los conglomerados urbanos que forman los núcleos de esa red global, la Lombardía más que la Campania; Nueva York más Nebraska; el Área Metropolitana de Buenos Aires más que Formosa y Catamarca.

Crisis económica
Coronavirus
ECONOMÍA ARGENTINA

Congelan paritarias hasta fin del aislamiento, más sectores recurren a sumas fijas

El Gobierno, las cámaras empresarias y algunos sindicatos descreen que se pueda negociar una recomposición salarial con la incertidumbre sobre el nivel de actividad que vendrá pospandemia. Analizan otorgar sumas fijas desde julio como paliativo ante la caída del poder adquisitivo.
Lunes 15 de junio de 2020

Paritarias en tiempo de pandemiaParitarias en tiempo de pandemia

El Gobierno dejó entrever a cámaras empresarias y sindicatos que, por el momento, no hay condiciones para atender ni habilitar los reclamos para discutir paritarias y otorgar aumentos salariales que recompongan la pérdida de poder adquisitivo de la primera mitad de año.

 

La medida se extenderá hasta tanto no asome un panorama más claro en las variables "macro" de la economía y pueda resolver de una vez la reestructuración de la deuda soberana con los bonistas privados.

 

El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, inauguraron la pasada semana un ciclo de charlas de trabajo convocadas para comenzar a delinear el Presupuesto 2021 y a su vez afinar la ampliación de gastos que harán en el segundo semestre.

 

La variable salarios de la administración pública no quedó ajena a las conversaciones entre el ministro coordinador y el jefe negociador de la deuda soberana, en tanto arrecian los reclamos de las grandes centrales de empleados públicos por un nuevo incremento salarial, tras haberse vencido las negociaciones colectivas.

 

Sin embargo, la recomposición del poder adquisitivo quedó en ese primer encuentro sin resolver, en tanto se definió priorizar una agenda que coadyuve a reactivar la producción, resguardar los puestos de trabajo, estabilizar las principales variables económicas, y continuar con las políticas sociales de transferencias de recursos para los sectores más golpeados.

 

Frente a este escenario, una vez transcurrida la actual etapa de aislamiento vigente en el AMBA y otros grandes centros urbanos golpeados por el coronavirus, el Gobierno podría habilitar desde julio la extensión de un esquema de sumas fijas, apenas como un paliativo que mejore las condiciones salariales de las actividades que vayan volviendo a la normalidad.

 

Docentes, médicos, fuerzas armadas y de seguridad y administrativos que reportan como empleados del Estado nacional ya están al tanto que, de momento, el Gobierno no tiene propuestas de recomposición salarial y, formalmente, han recibido como respuesta que "están abiertos a todas las alternativas", y no solo a sumas fijas.

 

En el sector privado, iguales condiciones enfrentan sindicatos de la talla de Camioneros, que pese a reclamar públicamente una reapertura de paritaria, espera un esquema de sumas fijas al menos por dos meses, similares a los que acordaron ya acordaron en los primeros meses del año otros importantes gremios como Bancarios y Comercio hasta tanto el Gobierno pudiera tomar control de la economía y llevara a cabo la negociación por la deuda.

 

Mientras progresa esta discusión, aumenta la presión de las cámaras empresarias -CAME, CAC y Fecoba, entre otras, ya se han pronunciado- para lograr alguna habilitación para desdoblar el pago de la primera cuota del Sueldo Anual Complementario (SAC), que debe depositarse antes del 30 de junio en las cuentas de todos los trabajadores en relación de dependencia.

 

La cúpula de la CGT avisó que el aguinaldo "se tiene que pagar" como indica la ley. El Gobierno, en tanto mediador, deslizó en boca del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, que no están previendo diferir ni prorrogar su acreditación.

Economía argentina
Paritarias 2020
Gobierno
Sindicalistas
Empresarios