UN PUEBLO CONMOVIDO

Último adiós a Julen, el niño que cayó en un pozo en España

Centenares de personas se acercaron para darle una muestra de apoyo a los padres del niño. "Hoy todos somos familiares", coincidieron los vecinos.
Domingo 27 de enero de 2019

Último adiós a Julen, niño que cayó a un pozo en España

Cientos de personas se congregaron en las puertas del cementerio Parcemasa para despedir a Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo en Málaga y fue hallado sin vida.

 

"Hoy todos somos familiares", dijo un vecino de El Palo ante los medios de prensa que se acercaron al lugar.

 

La ceremonia se realizó bajo una gran conmoción y el niño descansa junto a su hermano Óliver, quien falleciera en 2017.

 

Noticias relacionadas

La familia pidió respeto e intimidad en el último adiós del menor y hubo grandes medidas de seguridad para evitar inconvenientes.

 

Numerosos mensajes de apoyo y condolencias llegaron a la familia de Julen luego de que se conociera la noticia.

Julen
España
Último adiós
Niño muerto
Málaga
Internacionales (Mundo)

Las Islas Baleares se abren al turismo: llegan 10.000 alemanes en un plan de recuperación

Las islas españolas permitirán que la llegada de hasta 10.900 turistas alemanes en el marco de un plan piloto para reactivar el turismo.
Martes 9 de junio de 2020

Palma de MallorcaPalma de Mallorca, España.

Las españolas Islas Baleares permitirán que la llegada de hasta 10.900 turistas alemanes en el marco de un plan piloto de dos semanas que prueba cómo equilibrar las necesidades de la industria turística con las nuevas regulaciones para frenar el brote de coronavirus del país.

 

La prueba que comienza el 15 de junio se realiza antes de que el archipiélago y el resto del país se abran de nuevo al turismo internacional el 1 de julio. El Gobierno español está bajo una fuerte presión para reactivar una industria que genera el 12% del PIB de España y proporciona 2,6 millones de puestos de trabajo muy necesarios.

 

A través de un acuerdo con el grupo turístico alemán TUI, otros operadores turísticos y varias aerolíneas, hasta miles alemanes podrán entrar en el archipiélago, anunció el martes su presidenta Francina Armengol.

 

Por mucho que esto pueda parecer en la era del coronavirus, la cifra representa sólo el 0,41% de los visitantes que las islas del Mediterráneo recibieron en la segunda mitad de junio del año pasado. Las islas, que incluyen Mallorca, Ibiza y Menorca, son un imán para los visitantes del norte de Europa y otros que buscan playas soleadas, calas rocosas y vida nocturna.

 

"Seremos la primera región (de España) en abrirse al turismo internacional en condiciones de seguridad", dijo Armengol, añadiendo que Alemania fue elegida porque ese gobierno ha mantenido estrictos controles sobre su brote, al igual que las Islas Baleares.

 

El número de muertes por el virus en Alemania, 8.695, es cinco veces menor que en Reino Unido y cuatro veces menor que en Italia. Los alemanes, junto con los marroquíes y los italianos, forman el grupo más grande de residentes extranjeros que viven en las islas.

 

Billete por orden de llegada

Los visitantes de este mes pueden venir de toda Alemania - no sólo de regiones específicas como se anunció inicialmente - y pueden comprar los billetes por orden de llegada hasta alcanzar el número máximo de 10.900. No se requiere ningún control sanitario previo para viajar, pero todos los visitantes tendrán que rellenar un cuestionario durante su vuelo que tiene por objeto identificar posibles infecciones.

 

Los alemanes estarán exentos de la regla actual de España de que los visitantes deben estar en cuarentena durante 14 días a su llegada. Podrán quedarse, por un mínimo de cinco noches, en hoteles, apartamentos turísticos y sus propias casas en las islas. Al bajar del avión, se someterán a controles de temperatura y obtendrán información sobre el distanciamiento social y las normas nacionales sobre el uso de máscaras.

 

Las autoridades sanitarias también les darán un número de teléfono en caso de que muestren síntomas, con un estricto seguimiento de los contactos y pruebas tanto para los casos sospechosos como para sus contactos cercanos, dijo Iago Negueruela, el ministro regional de turismo.

 

La competición del Mediterráneo por los turistas alemanes

Chipre ha prometido cubrir los gastos de vacaciones de cualquier turista que caiga enfermo con COVID-19 en la isla. En la última medida para revivir la industria turística europea, las autoridades han dicho que pagarán por el alojamiento, la comida y la medicina usada por los pacientes y sus familias cuando un turista dé positivo para el virus.

 

A los turistas se les exigirá que paguen sólo el vuelo de regreso a casa y el traslado al aeropuerto. La oferta se hizo pública cuando Chipre se prepara para abrir sus fronteras a los veraneantes de destinos "seguros" como Alemania y Grecia a partir del 9 de junio.

 

También se reservará un hospital para los turistas que contraigan el virus, mientras que varios "hoteles de cuarentena" se destinarán a sus familias. Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el país ha confirmado 960 infecciones y 17 muertes.

 

El turismo representó alrededor del 15% del PIB del país el año pasado, por lo que el Gobierno se esfuerza por traer de vuelta a los viajeros lo antes posible. "El golpe es masivo, y estamos tratando de hacer lo mejor ahora y hacer lo que podamos por el resto de la temporada", dijo el viceministro de turismo Savvas Perdios. "Hemos trabajado muy duro para mantener el virus bajo control aquí."

 

Los funcionarios también dijeron que un hospital de 100 camas se reservará específicamente para los turistas que den positivo, así como varios de los llamados "hoteles de cuarentena" para las familias de los pacientes

Coronavirus
Turismo
España
Reactivación
SU MUERTE INICIÓ UNA OLA DE MARCHAS

El mundo despide a George Floyd: será enterrado en Houston tras seis días de funerales

Floyd, que tenía 46 años cuando murió a manos de la policía, será sepultado junto a su madre, quien fue nombrada por la víctima cuando agonizaba bajo la rodilla de un oficial.
Martes 9 de junio de 2020

Velorio de George Floyd, afroamericano asesinado, REUTERSÚltimo adiós a Floyd, REUTERS.

George Floyd, el afroamericano cuya muerte a manos de un policía desató protestas en cinco continentes y puso al mundo a reflexionar sobre la injusticia racial, será enterrado hoy en Houston, en el sur de Estados Unidos, donde creció.

 

Los restos de Floyd, quien tenía 46 años cuando murió, serán llevados en un carruaje tirado por caballos y sepultados junto a los de sus madre en un funeral privado, un día después de que unas 6.000 personas se congregaran para rendirle un último homenaje en Houston.

 

Floyd murió el 25 de mayo pasado en Minneapolis, estado de Minnesota, durante una brutal detención, llamando a gritos a su madre mientras el policía blanco que lo mató de asfixia clavaba su rodilla sobre su cuello.

 

En el último de tres homenajes en una semana, miles de personas esperaron horas ayer para ver los restos de Floyd dentro de un féretro, muchos vestidos con remeras con la inscripción "No Puedo Respirar", la frase que repitió la víctima mientras el policía lo ahogaba hasta la muerte.

Velorio de George Floyd, afroamericano asesinado, REUTERS

El cuerpo de Floyd, ataviado con un traje marrón, yacía dentro de un féretro dorado.

 

Al finalizar el memorial, el cajón con los restos de Floyd fue puesto sobre un carruaje y escoltado por la policía hasta una funeraria.

 

Luego de una ceremonia en una iglesia que será la única parte pública del evento, el entierro de está previsto en el cementerio de Pearland, cerca de Houston, sólo para los familiares y algunos invitados, informó CNN.

 

La muerte de Floyd desató protestas en Estados Unidos y en ciudades de todo el mundo que pusieron el foco de atención sobre el tratamiento que reciben los afroamericanos de parte de la policía y del sistema de justicia del país.

Velorio de George Floyd, afroamericano asesinado, REUTERS

Consecuencias sin precedentes siguieron a su muerte en dos semanas, como el derribo de estatuas de líderes del Sur esclavista durante la Guerra Civil estadounidense y una profunda reconsideración en comisarías de todo el país sobre la forma en que se trata a los afroamericanos.

 

Legislaturas estatales han debatido el uso de la fuerza e incluso prohibido técnicas, como la del estrangulamiento, que eran moneda corriente de la policía, y el debate sobre el racismo se coló casi en cada casa de un país que se precia de garantizar las mismas oportunidades para todos.

 

De las protestas de Floyd han surgido llamados a reformar la policía y el sistema judicial del país para hacerlo más justo, y cientos de miles de personas tomaron las calles en otros países para expresar su solidaridad y urgir a sus autoridades a lidiar con sus propios problemas de racismo.

 

Su muerte también alteró el año electoral en Estados Unidos.

Velorio de George Floyd, afroamericano asesinado, REUTERS

Para ser reelecto de noviembre, el presidente Donald Trump, quien criticó las marchas por Floyd y a quien muchos atribuyen un clima de profunda división en el país, deberá superar uno de los puntos más bajos de su Presidencia.

 

Sondeos recientes mostraron que ocho de cada diez estadounidenses cree que el país va en la dirección incorrecta y que las cosas se están descontrolando.

 

Mientras tanto, su rival demócrata en noviembre, el ex vicepresidente Joe Biden, se reunió ayer con la familia de Floyd, y hoy hablará en el funeral público a través de un video.

 

El afroamericano ya fue homenajeado la semana pasada en Minneapolis y el fin de semana en Carolina del Norte, cerca del lugar donde nació.

Velorio de George Floyd, afroamericano asesinado, REUTERS

Durante 14 noches, cientos de miles de personas protestaron en Estados Unidos por su muerte y contra la iniquidad racial y la brutalidad policial.

 

Algunos manifestantes cometieron incendios y saqueos y se enfrentaron con la policía, y muchas ciudades tuvieron que decretar toques de queda y movilizar a la Guardia Nacional.

 

La violencia de las protestas ha amainado, pero los manifestantes han prometido continuar el pulso en las calles y las presiones a los políticos hasta que las autoridades lidien con el racismo.

George Floyd
Velorio
Último adiós
Estados Unidos
Reuters