SEGÚN INFORME DE LA OPC

Aseguran que en febrero se consiguió un superávit primario

La Oficina de Presupuesto del Congreso se registró un superávit primario de $ 14.747 millones, cifra con la que se revirtió el déficit de $ 20.034 millones registrado en igual período de 2018.
Jueves 14 de marzo de 2019

Ministerio de Economía - Deuda externa

Según un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), en febrero se registró un superávit primario (antes de computar el pago de intereses) de $ 14.747 millones, cifra de la economía argentina con la que se revirtió el déficit de $ 20.034 millones registrado en igual período de 2018.

 

Estos cálculos son en base devengado, por lo que pueden diferir con los números que difundan en los próximos días desde el Ministerio de Hacienda, ya que el registro oficial es en base caja.

 

A diferencia de meses anteriores, en febrero luego de computar el pago de intereses, el resultado financiero permaneció en terreno positivo con un superávit de $ 1435 millones, una mejora con relación al déficit de un año atrás que fue de $ 29.583 millones, siempre según la OPC.

 

Noticias relacionadas

Este análisis se conoce luego de que en enero el resultado primario marcó un superávit de $ 16.000 millones, por lo que en el entorno de Nicolás Dujovne confían en que se cumplirán las metas fiscales acordadas con el Fondo Monetario Internacional de reducir el déficit primario hasta llevar a equilibrio o un rojo avalado por las salvaguardas acordadas con el organismo.

 

Durante febrero, los ingresos totales de la administración nacional aumentaron 43,6% frente a igual período de 2018, mientras que el gasto primario lo hizo 22,8% interanual, es decir que lo hizo a un ritmo 19 puntos por debajo.

 

Por el lado de los recursos, los tributarios aumentaron 39,5% interanual en febrero, en términos nominales. A su vez, las rentas de la propiedad se duplicaron, con una suba de 108,2% frente a igual mes de 2018, y llegaron a $ 17.741 millones. "Esta suba obedece al notable crecimiento de los intereses por depósitos en moneda nacional, que treparon a $ 7708 millones multiplicando por 8 lo recaudado en igual mes del año anterior", señalaron desde la OPC.

 

Por su parte, el gasto total ascendió a $ 223.973 millones en febrero, con una suba de 20,1%. Las erogaciones corrientes crecieron 22,8% interanual, mientras que los gastos de capital se contrajeron 17,8%, lo que muestra la caída en las partidas para obra pública.

 

En la misma tendencia de los últimos meses, los subsidios económicos (con una suba de 59,3%), las transferencias a provincias (alza de 62,8%) y los intereses de la deuda (39,6%) resultaron los rubros de mayor expansión dentro del gasto corriente, y explicaron más de un tercio de su incremento.

 

El porcentaje de ejecución presupuestaria del gasto público total en febrero ascendió a 5,4% del presupuesto vigente frente a un 6,5% en igual mes de 2018. Los gastos corrientes devengaron 5,4%y los gastos de capital 5,5%.

Superávit
Economía argentina
Ministro de economía
Economía (Finanzas)
ECONOMÍA ARGENTINA

Así titula El País de España: "Argentina cae en un nuevo “default” parcial"

El Gobierno aplaza un año el pago de bonos bajo legislación local por unos 10.000 millones de dólares.
Martes 7 de abril de 2020

Alberto FernándezPresidente Alberto Fernández. NA.

Un artículo publicado por el diario El País, de España, puso la mirada sobre el escenario en que se encuentra la economía de la Argentina.

 

Argentina ha incurrido en un nuevo default parcial. Con un decreto publicado a primera hora del lunes, el Gobierno de Alberto Fernández aplazó hasta 2021 el pago de varias emisiones de bonos que vencían a lo largo de este año. Se trata de bonos en divisa estadounidense emitidos bajo legislación argentina y su importe ronda los 10.000 millones de dólares. “Esta decisión es parte del plan que trazamos para restaurar la sostenibilidad de la deuda”, dijo el ministro de Hacienda, Martín Guzmán.

 

Con la renegociación general de la deuda aplazada por la pandemia, Martín Guzmán parece reservar los escasos dólares de que dispone para el pago de los bonos que se atienen a la legislación extranjera (entiéndase neoyorquina): un default en esos bonos supondría la apertura automática de pleitos y, probablemente, la irrupción de los llamados “fondos buitre” (los que invierten en deuda considerada impagable y buscan resarcimiento en los tribunales). Con los bonos bajo ley argentina ese riesgo es menor, aunque entre los damnificados por el aplazamiento figuran grandes fondos internacionales, como Fidelity y Pimco.

 

Hace una semana, Guzmán aseguró que todos los bonos serían tratados por igual. La ruptura del compromiso fue, sin embargo, relativamente bien acogida en Wall Street, donde los bonos argentinos bajo ley estadounidense registraron una leve subida. Eso se debió, según los analistas, a que los inversores interpretaron que esos bonos tendrían un trato de privilegio en el sentido de que su reembolso, al menos hasta llegar a un acuerdo de reestructuración, sería prioritario. Incluso se redujo unos puntos el riesgo-país. Los bonos bajo ley argentina, por el contrario, cayeron en Wall Street hasta un 17%.

 

El anuncio de diferimiento no supuso una gran sorpresa. El jueves y viernes de la pasada semana, los bonos bajo ley argentina se vendían en torno al 30% de su valor nominal, es decir, a precios en los que se daba por supuesto un default.

 

Martín Guzmán, ministro de economía, NAMartín Guzmán, ministro de economía, NA.

 

En el decreto de aplazamiento se argumentaba que la pandemia había “alterado los plazos previstos” en el programa de sostenibilidad de la deuda y que su “impacto sobre la salud pública sumado a la situación económica y social imperante” hacía forzosa la medida. En mayo vencían ya más de 1.500 millones de dólares de uno de los bonos diferidos a 2021. Hasta diciembre había vencimientos por otros 2.000 millones. A través de su cuenta de Twitter, Martín Guzmán añadió que el aplazamiento era parte de un “plan para sentar condiciones para una Argentina que se desarrolle con inclusión social cuando dejemos atrás estas durísimas circunstancias del Covid-19”.

 

A medio plazo, nadie se sentía capaz de predecir si este aplazamiento, o “default” parcial, sería el último, o si habría que tomar nuevas medidas de este tipo hasta llegar a la plena suspensión de pagos. Los cálculos que había realizado en enero Martín Guzmán, que dispone de plenos poderes en materia de gestión de la deuda, quedaron invalidados por la pandemia y el frenazo económico causado por el confinamiento de la población.

 

Por el momento resulta imposible estimar el impacto que el coronavirus tendrá sobre el cuadro macroeconómico de un país en recesión desde 2018, cuando recibió del Fondo Monetario Internacional una ayuda de 57.000 millones de dólares. La cantidad percibida del préstamo, unos 44.000 millones, no podrá ser devuelta en los plazos previstos. Por otra parte, la caída de la recaudación fiscal se compensará con emisión de billetes por parte del Banco Central, lo que puede agudizar una inflación que antes de la pandemia superaba el 50% anual. Algunos economistas temen que el frenazo de la economía y el aumento del gasto público necesario para asistir a las familias que se han quedado sin ingresos pueda suponer una contracción superior al 4,5% del Producto Interior Bruto.

 

El presidente Alberto Fernández planea aliviar las medidas de confinamiento a partir del 13 de abril, con el fin de que sectores de la economía ahora paralizados (el comercio no alimentario ni farmacéutico, diversos renglones industriales) puedan reiniciar una cierta actividad y se reduzca en lo posible la gravedad de la recesión.

Deuda
Default
Economía argentina
Coronavirus
Coronavirus en Argentina
ECONOMÍA ARGENTINA

Bonos argentinos caen hasta 17% tras el anuncio de reperfilamiento de deuda

El Bonar 2020 caía 16,4%; el Bonar 2024 bajaba 11,5%; el Discount retrocedía 13,8%; el Bonar 2037 descendía 17,1%; y el Par perdía 10,5% en una jornada negra para los activos soberanos de la argentina. En tanto, bajó el Riesgo País.
Lunes 6 de abril de 2020

Merval, Bolsa de Comercio de Buenos Aires, AGENCIA NABolsa de Comercio de Buenos Aires, AGENCIA NA

Los bonos en dólares de la deuda soberana se derrumbaban hasta 17,1% este lunes debido al reperfilamiento compulsivo decidido por el Gobierno nacional para postergar pagos por 8.400 millones de dólares.

 

Entre los bonos en dólares, el Bonar 2020 caía 16,4%; el Bonar 2024 bajaba 11,5%; el Discount retrocedía 13,8%; el Bonar 2037 descendía 17,1%; y el Par perdía 10,5% en una jornada negra para los activos soberanos de la argentina.

 

También registraban fuertes pérdidas los bonos en pesos: el AF20 bajaba 5%; el Discount Ley local perdía 4,2%; el PR13 Consolidación Serie 6 2024 descendía 2,6%; el PR15 Consolidación Serie 8 2022 anotaba un retroceso del 3,8%; el Boncer 2020 disminuía 0,6%; y el TJ20 Bonos del Tesoro 2020, caía 5,2%.

 

El indicador Riego País escalaba 2,2% hasta los 3.626,00 puntos básicos.

 

En tanto, las acciones líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires operaban sin tendencia fija: en la primera hora de la jornada bursátil bajaban 0,37% y luego repuntaron hasta 0,62%, en un marco de volatilidad.

 

En Wall Street los indicadores estadounidenses estaban en verde: Dow Jones ganaba 5,3%; Nasdaq 100 mejoraba 5%; y el S&P 500 avanzaba 5,5%.

 

El Gobierno, mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, dispuso diferir los pagos de los servicios de intereses y amortizaciones de capital de la deuda pública nacional instrumentada mediante títulos en dólares emitidos bajo ley de la República Argentina hasta el 31 de diciembre de 2020.

 

La fecha podría ser anterior si así lo determina el Ministerio de Economía "considerando el grado de avance y ejecución del proceso de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública".

 

Esta decisión del Gobierno nacional ya es considerada como un default selectivo.

Deuda
Bonos argentinos
Economía argentina