Araceli Fulles, su madre y Gastón Badaracco, femicidio, asesinato

Noticias relacionadas

 

La semana pasada, una publicación en Facebook volvió a poner al nombre de Darío Gastón Badaracco, el único detenido por la muerte de Araceli Fulles, en el centro de la escena. Primero se difundió una noticia falsa, compartida en la red social e informando que Badaracco se había fugado del Juzgado de San Martín.

 

Un llamado a la fiscal del caso fue suficiente para confirmar que el asesino de Fulles seguía preso en su celda de la Unidad Penal Nº2 de Sierra Chica. Sin embargo, el tema no se agotó allí y se dio un hecho muy grave que aún no le da paz a la familia de la víctima.

 

Este fin de semana, Mónica Ferreyra, madre de la joven, pescaba junto a su hijo lejos de Buenos Aires y recibió un inesperado llamado que decidió atender, pese a que necesitaba desconectarse.

 

-¿Te enteraste, tía, lo que pasó?

-No, no estoy abriendo el teléfono, atiendo porque sos vos.

-Entrá al Facebook.

 

 

En la red social una nueva publicación confirmaba que Badaracco no se había escapado de la cárcel, sino que había sido asesinado por otros dos presos en su celda. Esta vez las noticias eran verdaderas. El único preso por el femicidio de su hija todavía no había sido juzgado y tampoco había recibido condena. Para Mónica, Badaracco logró de este modo escaparse de la Justicia.

 

"La verdad que yo no le deseo la muerte a ninguno, solamente me hubiera gustado tenerlo frente a frente en el juicio", comentó Mónica.