Paro 30 de abril, incidentes, pintadas y detenidos, NA

(NA)


Antes del acto central por el paro, encapuchados atacaron hoy el frente del edificio donde funciona una sede del banco JP Morgan en la Argentina.


Fue en la avenida Belgrano al 900, a metros de la 9 de Julio, y en la fachada del lugar, donde operan otras empresas, dejaron pintadas donde sobresalía la leyenda "Fuera Mauricio Macri".


El ataque, por el cual no se produjeron detenciones, fue en el marco del paro nacional realizado por la CTA junto a gremios que responden al camionero Hugo Moyano contra las políticas económicas de Cambiemos.


Un denominado Frente de la Organización en Lucha (FOL), con manifestantes encapuchados y utilizando caretas para evitar ser identificados, vandalizó el edificio con diferentes consignas contra del banco internacional y en repudio a las políticas económicas de la gestión de Macri.
"Llévenselo a Macri, dejen los dólares", se leía en otras de las pintadas realizadas en la sede del JP Morgan.


"El JP Morgan, gracias a las políticas económicas de Cambiemos, viene llevando adelante un proceso de saqueo de nuestro país a costa del trabajo y la miseria de millones de trabajadores y trabajadoras", dijeron los agresores.

Noticias relacionadas


El JP Morgan se creó en el 2000, tiene sede en los Estados Unidos y asesora a grandes inversores de todo el mundo.


Autoridades de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires dijeron este martes que los agresores no pudieron ser identificados, por lo que no se registraron detenciones vinculadas con este ataque perpetrado con bombas de pinturas y grafitis con aerosol.


El FOL consideró que "el escrache es una herramienta legítima del pueblo para visibilizar a los responsables del genocidio silencioso al que nos condenan y para defenderse del ataque feroz que están impulsando estos grupos financieros con el aval del poder político".


"Estamos dispuestos a dar la batalla hasta derrotar a Macri y su gobierno de ricos y especuladores", advirtió ese movimiento que hasta ahora no había tenido gran visibilidad en las protestas.


Minutos después la Policía dispuso un cordón sobre la puerta del enorme edificio y dispersó a los atacantes.