POR ANTONIO ARCURI

Evita, a 100 años de su nacimiento

Las reflexiones de Antonio Arcuri en un nuevo aniversario de Eva Duarte de Perón. Repasalas en la nota.
Martes 7 de mayo de 2019

Evita - Antonio Arcuri

Los Toldos fue la ciudad que vio nacer un 7 de mayo, cien años atrás, a Eva María, hija ilegítima de un estanciero llamado Juan Duarte y la menor de cuatro hermanos que crecieron a cargo de su madre, Juana Ibarguren. La pronta muerte de su padre hizo que ya de muy pequeña conociera la pobreza y el escarnio social de ser parte de la “segunda” familia”.


La corta vida de Evita -falleció con tan solo 33 años- registra tres etapas diferenciadas: la de pueblo, durante su niñez y primera adolescencia entre General Viamonte y Junín; la de la gran ciudad cuando partió a Buenos Aires detrás del sueño de triunfar como artista; y, finalmente, la del país y el mundo cuando el destino la cruzó con Juan Domingo Perón, un verano de 1944, para convertirse, de manera meteórica, primero en la compañera y esposa del político llamado a cambiar la historia argentina a mediados del Siglo XX y luego en un emblema del pueblo, un mito que se agiganta con el paso del tiempo.


Octubre de 1945 trajo consigo dos hechos que serían cruciales para aquella joven mujer. El 17 fue factor fundamental para la liberación de Perón de su encarcelamiento en Martín García y cinco días después, el 22, contrajeron matrimonio civil en Junín.


“Nos casamos porque nos quisimos y nos quisimos porque los dos queríamos la misma cosa. De distinta manera los dos habíamos deseado hacer lo mismo: él sabiendo bien lo que quería hacer, yo, solo por presentirlo; él, con la inteligencia, yo, con el corazón; él, preparado para la lucha, yo desprovista de todosin saber nada”, reseñará luego Evita en un pasaje del libro “La razón de mi vida”.

 

Meses más tardes dejaría de ser la actriz y mujer de un militar retirado para transformarse en la esposa del presidente de la Nación, como fruto de las elecciones del el 24 de febrero de 1946.
Desde la presidencia de Perón, Evita rompió con el canon de la época para las primeras damas, colocadas en un papel cuasi decorativo, ocupadas de actividades vinculadas a la caridad o tareas protocolares y despojadas de compromiso y presencia en el gobierno de los hombres.

Noticias relacionadas


Evita fue otra cosa, de allí que su irrupción constituyó un torbellino que conmovió al gobierno de Perón y a la sociedad pacata de Buenos Aires, que no entendía como esa enjuta joven, que llegaba sin abolengo a las más altas esferas de la vida pública, usaba el poder con la misma o mayor determinación que los hombres políticos, tal como era lo normal hasta entonces.


No fue feminista, es más, no tenía una buena opinión del feminismo, pero sin duda hizo mucho más por los derechos de las mujeres que todo lo que hasta entonces se conocía.


No se trata de negar la tarea desarrollada por mujeres notables para modificar el rol de sus congéneres en un sociedad absolutamente machista, como fueron Alicia Moreau de Justo y Florentina Gómez Miranda, o la mismísima Victoria Ocampo, pero Evita logró desde una posición de poder y a fuerza de un descomunal empeño incorporar a la militancia política y gremial a una enorme cantidad de mujeres que hasta entonces eran espectadores de la vida pública.


Por encima de las críticas, en muchos casos anacrónicas, Eva Duarte constituyó un revulsivo que vino a cambiar la percepción de la mujer a nivel masivo, cuando todavía la sociedad argentina estaba presa de cierta moral victoriana. Allí están como muestra la sanción de la Ley de Voto Femenino y la organización del Partido Peronista Femenino.


Desde la Fundación que llevaba su nombre Evita motorizó la construcción de hospitales, escuelas, viviendas, centros recreativos y hogares para niños, mujeres y ancianos. Y también llegó a miles de hogares casi personalmente, con una mano solidaria para atender necesidades y hacer realidad derechos.


Como si íntimamente supiera que el destino le tenía deparado un paso muy breve por este mundo, lo hizo todo muy rápido, no perdía tiempo y esa vorágine en más de una ocasión pasó por alto formas y procedimientos. Sus detractores llegaron incluso a festejar sus padecimientos cuando la salud le jugaba una mala pasada y el cáncer ponía freno a su vida.


La desaparición de Evita, en junio de 1952, fue un golpe durísimo para Perón y su gobierno, porque perdió el lazo que lo unía con los más humildes, la polea de transmisión que iba y venía entre el líder y el pueblo, en una síntesis que hasta allí había funcionado con mucha eficacia. Ya nada volvería a ser lo mismo.


Sin embargo, con el transcurso del tiempo se multiplicó en miles de acciones y hechos que la convirtieron en un ser amado por la gran mayoría del pueblo y su muerte la hizo entrar definitivamente en el corazón de los más humildes.


A cien años de su nacimiento, Evita ya es de todos los argentinos y su figura ha traspasado los límites del peronismo y de la clase trabajadora. Como ella quería que la recordasen, es la Abanderada de los Humildes y es ejemplo de entrega en Argentina y en el mundo.

Por Antonio Arcuri

(*) Ex secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación. Presidente de la Asociación Amigos del Museo Histórico 17 de Octubre “Quinta San Vicente”

Evita
Antonio Arcuri
EFEMÉRIDES

Día del Militante: Perón retorna a suelo argentino

Merece celebrarse por los que creen y mantienen viva la esperanza de cambiar el mundo.
Sábado 17 de noviembre de 2018

Día del Militante, Perón retorna a suelo argentino	 

Por Antonio Arcuri (*)

 

Cuarenta y seis años pasaron de aquel 17 de noviembre de 1972, Perón regresaba definitivamente a suelo argentino y los integrantes del movimiento peronista, que edificaron con lealtad el camino del retorno, inmortalizarían esta jornada, con su labor, como el Día del Militante.

 

Cuatro meses después de que del presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse dijera que a Perón no le daba “el cuero” para volver, a las 11.20 de la mañana, el avión DC-8 de Alitalia aterrizaba en Ezeiza y minutos más tarde, acompañado por José Ignacio Rucci, el General volvía a pisar tierra argentina.

 

En los días previos del regreso, mediante una publicación en los medios nacionales, el Líder del peronismo dio cuenta de su decisión de volver “… con la mejor buena voluntad, sin rencores, que en mi no han sido nunca habituales, y con la firme decisión de servir, si ello es posible”.

Su retorno, tras 18 años de exilio, dio por cerrado el intento continuista de Lanusse y significó la apertura del proceso democrático, que permitiría el ascenso al poder de Héctor J. Cámpora en marzo de 1973.

 

Meses más tarde, en octubre de 1973, Perón asumía la tercera presidencia, con el 60 % de los votos, con el proyecto de establecer los principios de un modelo argentino, basado en la unidad. Sin embargo, las peleas intestinas y la complejidad de los tiempos que vendrían fueron un duro golpe para el tres veces presidente, que hacía su último esfuerzo por su patria.

 

En su último discurso, antesala de su final en esta tierra, el General se despedía de manera especial, afirmando el valor de ese pueblo militante: “Llevo en mis oídos la más maravillosa música que, para mí, es la palabra del pueblo argentino”.

 

El Día del Militante nos lleva en retrospectiva a recordar y valorar la entrega de quienes han sufrido persecución, cárcel y el exilio, en aquellos años que fue proscripto el peronismo.

 

Esta jornada de recordación está dedicada a los que día a día ofrendan su esfuerzo en pos del bien común, tendiendo una mano sin mirar a quién, revalorizando la labor política. Esa tarea en muchas ocasiones es un camino de sinsabores.

 

El adoctrinamiento es también el legado de Perón, navegar en las aguas sin el consejo de los mayores, sería degastar el empuje de la juventud militante, repitiendo errores que conducen a la desintegración, a la pérdida de identidad.

 

Los “cuadros” militantes deben proliferar, conducidos hacia la reconstrucción de la identidad peronista. Recuperando la política como expresión única para la libertad de los pueblos y manteniendo viva la llama de la pasión argentina, con el incansable espíritu militante en pos de una comunidad que se realice, en democracia, con libertad e igualdad.

 

El Día del Militante merece celebrarse por los que creen y mantienen viva la esperanza de cambiar el mundo.

 

Día del Militante, Perón retorna a suelo argentino, José Ignacio Rucci, Antonio Arcuri	 

(*) Ex Asesor General de Gobierno de la Pcia. De Bs. As.

Ex Consejero del Partido Justicialista.

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM

 

Día del Militante
Juan Domingo Perón
Peronismo
Antonio Arcuri
Efeméride
AQUELLA PLAZA DE 1945

17 de octubre con sentir peronista

La Argentina surgida al calor del pueblo y su líder, rompió las tranqueras de los campos y las mentes y dio paso a la implementación de lo que se ha dado en llamar la segunda generación de derechos...
Miércoles 17 de octubre de 2018

17 de octubre Día de la Lealtad, Perón, Evita, Peronismo

Por Antonio Arcuri (*)

Se cumplen 73 años del 17 de Octubre. Aquella plaza de 1945 fue una bisagra en la Historia argentina y parte fundacional de un engranaje que dio origen a un espacio de pensamiento con la premisa de ser consecuentes con las bases que lo sustentan, esa universalidad de desprotegidos que irrumpieron en la vida política para no abandonarla nunca más.

 

La libertad del general Juan Domingo Perón, detenido en la Isla Martín García, sintetizó aquella gloriosa jornada, que sería el sustento para llegar a la presidencia de la Nación en tres oportunidades.

 

La Argentina surgida al calor del pueblo y su líder, rompió las tranqueras de los campos y las mentes y dio paso a la implementación de lo que se ha dado en llamar la segunda generación de derechos, los sociales, económicos y culturales.

 

El mundo, luego de la Segunda Guerra Mundial resurgía con la aceleración de la economía capitalista, y el peronismo trajo consigo la movilidad social como palanca insistituible de un desarrollo equitativo, con eje en la dignidad de las personas.

17 de octubre Día de la Lealtad, Perón, Evita, Peronismo	 

La gloriosa plaza del 1945, con Perón, Evita y la multitud como protagonistas excluyentes, unió las ideas de libertad que soñaron los fundadores de la nación con los derechos sociales que reclaman las masas de trabajadores industriales y rurales.

 

Saber de dónde venimos, para saber a dónde vamos, es también valorar el esfuerzo y compromiso de nuestros antecesores. Ello nos permitirá avizorar un futuro promisorio y un presente menos traumático.

 

A la luz del presente que vivimos, el significado a rescatar de aquella épica jornada tiene que ver con la voluntad de un pueblo decidido a luchar por su futuro, por sus ideales, más allá de las dificultades y las acechanzas.

 

Dicen que cada uno es artífice de su propio destino. Pero ese destino es común a todos. Hoy en día ese reconocimiento sigue vigente, nuevas generaciones y los que vivieron aquellos momentos, visitan en la Ciudad de San Vicente el Museo Quinta 17 de Octubre, lugar dónde viviera hora felices con Evita y el Mausoleo dónde descansan sus restos.

Antonio Arcuri

(*) Antonio Arcuri. Ex secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación

Juan Domingo Perón
Evita
Antonio Arcuri
Día de la Lealtad
Política (Gubernamental)