autos 0 km - Venta
Motivada por la prórroga del plan oficial de descuentos, julio comenzó con una suba del 50% en materia de venta de autos.

Ante el aumento de la demanda, varias marcas están agotando el cupo del plan oficial y el Gobierno hará un nuevo aporte de fondos para poder llegar a fin de mes con las bonificaciones.

En ese marco, el ministro de Producción, Dante Sica, garantizó que el descuento a cargo del Estado será reconocido para todas las operaciones facturadas hasta el 31 de este mes, aunque se agoten los $1.000 millones destinados originalmente para el plan oficial Juni0km que se transformó en Juli0km.

Hasta el 4 del corriente mes, los patentamientos de 0 km crecieron 49% respecto al nivel de operaciones de un mes atrás, cuando el programa “Juni0km” no había sido lanzado todavía.

La noticia de garantizar el plan era esperada por fábricas y concesionarias ya que varias marcas tenían prácticamente agotado su cupo.

A partir de una reunión con empresarios del sector, Sica evaluó la posibilidad de adicionar más fondos para que la medida siga vigente hasta el 31 próximo.

“Nos dijeron que sigue, no sabemos de dónde van a sacar la plata” dijo un directivo del sector a Ambito.com. “No quieren hacer centro en eso, sino en los descuentos”, habría agregado otro ejecutivo.

Noticias relacionadas

El Gobierno dispuso un subsidio de $1.000 millones para lanzar este programa que estableció descuentos de $50.000 y $90.000 en el precio de los 0 km. Este dinero fue repartido entre las distintas terminales, según su participación de mercado.

En junio se prorrogó y se rebautizó el plan como “Juli0km”. En el Gobierno querían tener certeza de que el plan se reflejara en los patentamientos.

En el sector, según los patentamientos de esta semana, estiman que julio podría acercarse a las 50.000 unidades. A los descuentos que se aplican por el parte de los fondos estatales, cada marca suma bonificaciones propias que llegan a redondear rebajas de más de $300.000 por vehículo.

El plan comenzó el 6 del mes pasado y que, recién a partir del 12, la Ciudad de Buenos Aires dispuso reducir a la mitad el costo de patentamientos. El 18 se sumó la provincia y más tarde, Córdoba.