Robo a dueño de empresa

El dueño de la empresa de alfajores "Capitán del Espacio", quien fueasaltado y golpeado por cinco delincuentes que ingresaron a su vivienda de la localidad bonaerense de Bernal hasta que escaparon con dinero en efectivo, aseguró en diálogo con Canal 26 que el hecho "no fue al voleo" y que la Policía le dijo que hubo un entregador de su fábrica.

 

"Estoy mejor, creo que se va a avanzar en la investigación por las pruebas que se llevaron. Eran cinco personas las que vi, entre 18 y 25 años tendrían", explicó.

 

"Se me metieron cuando estaba entrando al garage, me pegó dos o tres culetazos, me mañataron y revolvieron la casa llevándose todo lo que podían encontrar. Habrán sido más o menos dos horas.", prosiguió.

 

Noticias relacionadas

"Esto no fue al voleo, sabían quién era. Me dijeron 'te vimos cuando cerraste la fábrica y que viniste para acá', me estaban esperando", afirmó Mario Díaz en la puerta de su casa ubicada en la citada localidad del partido de Quilmes.

"En ese momento la fábrica estaba cerrada, mi esposa logró safarse porque la ataron con cordones de zapatillas. A ella no le pegaron, la empujaron", comentó.

 

Sobre sus ganas de cerrar la fábrica después de esto, dijo: "Fue un momento de calentura, hace 35 años que estoy con esto. Tengo 45 familias atrás mío y tengo que seguir. Son momentos difíciles", dijo.


El propietario de la fábrica contó a la prensa que el hecho ocurrió ayer por la tarde, alrededor de las 18.20, en su casa de Aristóbulo del Valle al 300 cuando estacionó su auto y abrió el garaje para ingresarlo.

 

"Cuando estoy entrando se me aparecen cinco tipos encapuchados, me resistí porque no quería que entraran a mi casa, me pegaron culatazos, me rompieron la cabeza y se metieron adentro", relató.

Díaz, con dos vendas en su cabeza como consecuencia de la golpiza, dijo que adentro de su casa estaba su esposa, a quien maniataron junto a él en la planta baja con los cordones de las zapatillas.

 

Según el hombre, los delincuentes estuvieron cerca de dos horas en el inmueble y en la planta alta "revolvieron y rompieron todo".

 

"Se llevaron objetos de valor, valijas con ropa y dinero que tenía ahorrado. En la fábrica estuvieron quince minutos y no se qué se llevaron, ahí no había empleados ni custodios de seguridad porque cerramos a las seis", indicó Díaz.

 

De acuerdo a su testimonio, los asaltantes "hablaban como que tenían un apoyo afuera", aunque aclaró que "no parecían profesionales".

 

Tras el asalto, el matrimonio se desató y llamó al número de emergencias 911, por lo que a los pocos minutos arribaron varios patrulleros.

 

"La policía me dijo que (el entregador) es alguien de la empresa", sostuvo el empresario, quien añadió: "Dan ganas de cerrar e irte pero hay cuarenta y cinco familias detrás".

 

Los pesquisas intentaban determinar si se trató de un robo premeditado y si conocían la ocupación de la víctima, como así también si llegaron a llevarse pertenencias de la fábrica.

 

El fiscal Ariel Rivas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial de Quilmes, caratuló el hecho como "robo agravado por el empleo de arma de fuego" y ordenó el relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona para poder identificar a los asaltantes .