UNO DE LOS PEORES AÑOS DEL SECTOR

Sector inmobiliario en crisis: buscan destrabar acceso a dólares para comprar propiedades

Cámaras inmobiliarias se reunirán con funcionarios del Ministerio de Hacienda. El mercado atraviesa una crisis sin precedentes.
Lunes 16 de septiembre de 2019

Sector inmobiliario, economía argentina

Las operaciones de compra venta de inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires cerrarán este año por debajo de las 30.000 escrituras, lo que representará el peor año de los 21 que tiene la serie histórica, un registro aún peor que los observados en la crisis de 2001 o en los años más duros del cepo cambiario, indicó el Colegio Público de Escribanos porteño.


Representantes del sector se reunirán este lunes con funcionarios del Ministerio de Hacienda para terminar de definir las alternativas para que las personas que quieran adquirir una propiedad puedan acceder a los dólares necesarios sin restricciones, a pesar de las medidas de control de cambio que entraron en vigencia la semana pasada y que pusieron un tope de USD 10.000 mensuales.


Ante esta situación, fuentes del sector inmobiliario dijeron que esperan poder destrabar este semana con el Banco Central el acceso a dólares para la compra de viviendas, un problema adicional al alicaído mercado que, cuando se den a conocer las cifras de agosto, sumará su decimoquinta caída consecutiva de operaciones.

 

Hasta hoy, el período 2013-2015 era el más bajo de la historia ya que en aquellos años de cepo cambiario se registraron respectivamente 35.910, 33.706 y 37.398 escrituras.

 

Noticias relacionadas

Pero al analizar el panorama 2019, se asegura que de seguir así, este año será el peor de la serie, debido a que hasta comienzos de septiembre se habían registrado unas 18.000 operaciones y de sostenerse las tendencias no habría mucho más de 30.000 hacia fines de diciembre.

 

De ser así, se confirmaría el peor año del registro histórico iniciado en 1998, precisamente el año que mantiene el récord de operaciones con 76.676 escrituras.


Representantes de Colegios de Martilleros Públicos participarán del 19 al 20 de septiembre en Mar del Plata del VIII Congreso Nacional de Profesionales Inmobiliarios para debatir la crítica caída de la actividad en ese mercado.


Los diputados nacionales Graciela Camaño y Daniel Arroyo, el economista Claudio Zuchovicki, el economista y youtuber financiero Ramiro Marra, el analista político Gustavo Marangoni y la Coach Ejecutiva y Organizacional Teresa Sacco son algunos de los disertantes ya confirmados en el evento.


La titular del Registro de Subastas Judiciales de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Laura Alejandra Calá, disertará sobre el tema "Por una Argentina sin franquicias inmobiliarias", uno de los debates centrales del evento.


Otro panel debatirá sobre un "Nuevo sistema de construcción de edificios sustentables con financiación a 10 años" para abordar el tema del incremento de la oferta y desarrollo de viviendas y locales.


Marra presidirá el debate sobre "Relaciones del mercados de capitales y el inmobiliario", mientras que Camaño realizará un análisis de la realidad económica y política, y Arroyo disertara sobre propuesta para enfrentar la actual crisis social.

Inmobiliarias
Crisis
MERCADO INMOBILIARIO

Sueño de la casa propia, misión imposible: salarios perdieron 40% de poder de compra en un año

Así lo afirma un informe difundido este viernes 3 de julio por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).
Viernes 3 de julio de 2020

Venta o alquiler de departamentoCompra de vivienda. ARCHIVO.

El sueño de la vivienda propia se convirtió definitivamente en una quimera, ya que los salarios perdieron en un año alrededor del 40% de capacidad de compra de una propiedad nueva o usada en Capital, según un informe difundido hoy por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

 

Si bien el mercado inmobiliario está prácticamente paralizado por la pandemia del coronavirus, el informe arroja dos conclusiones: la fuerte pérdida que tuvieron los salarios en dólares y la leve baja de los precios de las propiedades.

 

De acuerdo con el estudio, en mayo, con un salario promedio un trabajador sólo pudo adquirir el 15% de un metro cuadrado en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires, proporción que es inferior a la registrada en igual mes de 2019, cuando alcanzó al 25%.

 

En términos interanuales, el indicador elaborado por el Instituto de Economía de la UADE muestra que en términos interanuales durante mayo, hubo una reducción del 40% para los departamentos nuevos y del 42% para los usados, con lo que se ubicaron en el nivel más bajo de la serie iniciada en 2010.

 

"Esta caída fue resultado de una fuerte reducción de las remuneraciones promedio en dólares de los trabajadores registrados del sector privado (40,6% interanual) y la leve reducción de los precios de las unidades nuevas (1,1%)", explicó la entidad.

 

Agregó que si la comparación se formula con las propiedades usadas se produjo una caída del 42,5% y en este caso el salario permitió adquirir el 17% del metro cuadrado de la vivienda, proporción inferior al 29,3% registrado en mayo de 2019.

 

El índice de salario real en términos de metros cuadrados (ISRV) presenta el valor más bajo desde que se comenzó a elaborar el índice: 35,9 para los departamentos nuevos y 36,9 para los usados.

 

El promedio simple del precio de oferta del metro cuadrado para el conjunto de barrios relevados históricamente por UADE (Recoleta, Palermo, Belgrano y Nuñez) fue de US$ 3.697 para los departamentos nuevos y de US$ 3.336 para los usados.

 

Según el estudio, se necesitaron en promedio 6,67 salarios para adquirir un metro cuadrado de vivienda nueva y 5,87 para adquirir un metro cuadrado de una propiedad usada, en los barrios relevados.

 

Los precios para el segmento "a estrenar" rondaron entre los US$ 2.731 (Balvanera) y los US$ 3.913 (Belgrano), mientras que para el sector de usados los valores oscilaron entre US$ 2.242 (Balvanera) y los US$ 3.474 (Palermo).

Viviendas
Inmobiliarias
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Inmobiliarias proyectan caída de precios de hasta 40% en dólares tras retomar actividades

Sólo 9% logró cerrar contratos de alquiler y apenas 7% pudo avanzar con operaciones de compraventa.
Lunes 25 de mayo de 2020

Inmobiliarias, coronavirusInmobiliarias.

Las inmobiliarias porteñas reabrieron sólo para funcionar en lo administrativo ya que aún no fueron habilitadas por el Gobierno Nacional para que puedan ofrecer visitas presenciales a las viviendas en oferta de venta o alquiler.

 

Operadores proyectan que los valores podrían llegar a caer entre 30% y 40%, en parte por la inercia previa a la llegada de la COVID-19, y en parte por la perspectiva de un mercado debilitado por la nueva coyuntura económica.

 

Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), dijo: “Debemos ser sinceros, el nuevo escenario hará que la caída de las cotizaciones primero incida en las propiedades a estrenar, porque se registró un descenso de los costos de la construcción en dólares, y esto replicará a la par, en las viviendas usadas”.

 

“En la Capital y el Gran Buenos Aires, venimos con muchas reuniones virtuales, relevamientos, todo en forma digital, como tasar, mostrar la propiedad con buenas imágenes y videos. En el interior, hay otras posibilidades, sobre todo, en las provincias en donde hay menos contagios, donde operan de forma ordenada”, agregó.

 

En los primeros 10 días de actividad hubo buena cantidad de consultas por los canales digitales como telefónicos, y muy pocos visitantes a los locales. Se trata de un segmento, qué cuenta con más de 10.000 inmobiliarias en la Capital que ocupa a más de 21.000 personas en forma directa.

 

Marta Liotto, vicepresidente de Cucicba , afirmó: “Más allá de haber cumplido con el protocolo sanitario que el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba) planteó, y, que las autoridades gubernamentales aprobaron, advertimos que comparado con días previos a la cuarentena, hubo un pequeño incremento respecto de las consultas por medios no presenciales, sea en forma telefónica, WhatsApp o e-mails”.

 

Un relevamiento del Observatorio Inmobiliario de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi) sobre 2.700 operadores, de los cuales 85% se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires, detectó: “apenas un 9% de los consultados pudo concretar contratos de alquiler y sólo 7%, alguna operación de compraventa”.

 

“Estamos trabajando con los proveedores informáticos, para llevar adelante el proceso, que permitirá avanzar sin depender de la visita presencial. El coronavirus, obligó a unificar el pensamiento de una persona de 20 o 30 años, con una de 40 a 60, o 70 años, nos niveló a todas las edades para aceptar las nuevas tecnologías. Hemos avanzado, en este aspecto, en 50 días, lo que no se pudo en años”, agregó Bennazar.

 

Mercedes Ginevra, fundadora y CEO de Ginevra International Realty, cerró: “desde la reapertura de nuestras oficinas recibimos consultas de clientes que quieren acceder a propiedades de lujo, a precios con descuentos. Por el momento, estamos cerrando operaciones de ventas de pozo, en algunos casos con hasta un 20% menos, en comparación con los valores previos a la COVID-19. Algunos simplemente preguntan por oportunidades recomendadas dentro de un rango de valores, casi sin importar el tipo de inmueble”.

Inmobiliarias
Coronavirus en Argentina
Pérdidas