Claudio Moroni, ministro de TrabajoClaudio Moroni

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, hizo referencia a los incidentes en el edificio de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de la semana pasada y aseguró que "no son problemas laborales, sino delictivos”.

 

El funcionario descartó cualquier tipo de intervención en el gremio que conduce Roberto Fernández y calificó los hechos de violencia como “la peor imagen del mundo sindical”.

 

La semana pasada, un grupo de choferes de colectivos que trabajan para la Empresa Grupo Dota SA generaron graves incidentes en el edificio central del sindicato.

 

Noticias relacionadas

“Es un tema de la Justicia, un grupo de personas ha irrumpido en un local y lo ha roto, y también han roto un auto. Se ha cometido un delito. Cuando se comete un delito no hay un problema laboral ni político, hay un problema penal”, explicó el Ministro en diálogo con AM 750.

 

Más adelante, indicó que desde el Gobierno lo único que pueden hacer es “repudiar absolutamente” lo sucedido porque constituyen “la peor imagen del mundo laboral y sindical”. “Es sencillamente una vergüenza, son cosas que creímos que habían quedado absolutamente en el pasado”, añadió.

 

En ese marco, Moroni detalló que están trabajando en un “incremento mínimo” de salarios porque algunos sectores -como textiles, vestidos y calzado- quedaron con básicos “muy atrasados”. “El aumento es un incremento remunerativo que viene incorporado al salario, no es un bono. Esto es un piso de la negociación salarial”, indicó.

 

“Lo tenemos que trabajar, porque cuando se incorpora una suma a los básicos del convenio tiene impacto en otros rubros”, dijo. Y afirmó: “En esta semana corta tenemos que trabajar muy rápido con los sectores donde va a tener más incidencia el aumento para que sea un monto que tenga algún grado de consenso”, sumó.

 

Sobre el final, el funcionario aseguró que el gobierno de Alberto Fernández no tiene en sus planes ninguna reforma laboral “que implique pérdida de derechos”.