Pablo Ventura, caso de Fernando Báez Sosa en GesellPablo Ventura

Pablo Ventura, el último detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa en la ciudad de Villa Gesell, aseguró que no entiende por qué fue involucrado en el homicidio por los rugbiers detenidos y recordó que hace cuatro años tuvo "solamente un cruce de miradas" con uno de los imputados en un boliche de Zárate, pero que no hubo pelea.

 

El imputado, quien recuperó la libertad el martes tras cuatro días detenido en la Delegación Departamental de Investigaciones de Gesell, explicó que aquel inconveniente se produjo en el boliche Apsara, de Zárate, y aclaró: "Nunca nos dijimos nada y nunca más pasó nada. Tampoco fue algo tan grave como para involucrarme en esto". Y dijo no recordar con precisión con cuál de los diez rugbiers que continúan detenidos se produjo ese intercambio.

 

Ventura de 21 años contó que "a uno solo" de los acusados "del club" se lo siguió cruzando desde entonces, "pero tampoco es que nos saludamos ni nada de eso".

 

Noticias relacionadas

A una semana de su liberación, por decisión de la fiscal del caso Verónica Zamboni, recordó que al ser detenido por el crimen de Báez Sosa "estaba nervioso", pero a medida que fueron pasando los días estuvo "muchísimo más tranquilo". "La verdad no entendía ni entiendo hasta el día de hoy por qué me involucraron en esto", señaló.

 

En tanto, su abogado, Jorge Santoro, presentó el pedido de desvinculación definitiva del remero de la causa por el homicidio de Fernando. Lo hizo ante el juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli.