Parrilla “El Tano” de AvellanedaParrilla “El Tano” de Avellaneda.

El sector gastronómico, uno de los más golpeados por las restricciones en medio de la pandemia de coronavirus, perdió a uno de los restaurantes más populares de la zona zur. Se trata de la parrilla “El tano”, que luego de más de 20 años de historia en el corazón de Avellaneda, debió cerrar sus puertas como consecuencia de una deuda municipal que la mantenía clausurada.

 

El pasado mes de enero Juan Caschetto, el fundador y dueño de Parrila, falleció por coronavirus. Sus hijos debieron afrontar una deuda impositiva que no pudieron saldar.

 

"Hoy nos encontramos desalojando en pocas horas lo mucho que nos rompimos el lomo en varios años, hoy nos gustaría que recuerden todas las risas, los buenos momentos, los cumpleaños, los ratos compartidos en familia, como los recibíamos con los brazos abiertos", señalaron en un mensaje publicado en redes sociales.

 

Noticias relacionadas

"Los desgraciados hechos acontecidos (N de la R: la muerte de Caschetto) sumados a la gravísima situación económica que atraviesa la parrilla, son los que han generado que a diciembre del 2020 registráramos la deuda impositiva que se nos exigió. Tras un gran esfuerzo, la misma fue regularizada con fecha 12/02/2020", explicaron desde la parrilla en otro posteo en Facebook.

 

"En dicha fecha se le solicitó por escrito a la Municipalidad que deje sin efecto la clausura ya que no existía el motivo por el cual se produjo la misma, explicándose en esa nota todo lo ocurrido. Pero de dicho municipio solo hemos recibido negativas para poder reabrir la parrilla, sin explicación alguna y seguimos clausurados", agregaron.

 

Luego, culpan al municipio por el cierre del comercio: “La verdadera razón de todo esto es que la Municipalidad de Avellaneda no nos deja reabrir las puertas. Nuestra Parrilla, mientras atravesaba las graves consecuencias económicas, provocadas por la pandemia del Covid-19, recibió tres intimaciones del Municipio para cancelar una deuda en concepto de tasas municipales, la última en el mes de diciembre de 2020, motivo por el cual el Sr. Juan Caschetto, fundador de Parrilla El Tano, se apersonó al Municipio para solicitar un plan de pagos que le permitiera cancelar la deuda existente, pero nunca pudo concretar el pago, ya que desgraciadamente fue internado de urgencia en Terapia Intensiva por haber sido diagnosticado con Covid-19, habiéndose producido su deceso en enero del corriente año”.

 

“Esta desgraciada circunstancia y su irreparable pérdida provocó la imposibilidad de tomar conocimiento por parte de la firma, del estado del trámite de la intimación municipal ya que a partir de la internación del Sr. Juan Caschetto, se perdió todo tipo de contacto con él y con fecha 28 de diciembre de 2020, la Municipalidad de Avellaneda decretó la clausura del local”, agregaron los administradores de la páguina en Facebook, también herederos del local.

 

La última publicación de la página en la mencionada red social, aclara: "Para algunos comentarios que estamos leyendo hacemos las siguientes aclaraciones: la Parrilla no está instalada en terrenos municipales ni del Ferrocarril, es un local privado que alquilamos desde hace más de 20 años, la Municipalidad jamás nos informó que se construyera en este predio una estación de tren, ya que según lo que tenemos entendido ese terreno no afecta al proyecto, por lo que no existe tampoco, ningún proyecto de expropiación sobre el mismo".