Bolsas internacional - Guerra comercial

La Bolsa porteña logró este martes una recuperación del 10,2% en sus acciones líderes, tras la debacle del lunes, pero los bonos de la deuda profundizaron sus caídas, por lo que el riesgo país se disparó a 1.771 puntos.


El índice de riesgo país subió 21,30% ante las pérdidas en los títulos de deuda soberana.
El índice S&P MerVal avanzó a 30.344,56 puntos, aunque aún sigue lejos del nivel alcanzado antes de la derrota del Gobierno en las PASO. 


Así, tras sufrir el peor derrumbe de su historia -medido en dólares-, la bolsa porteña recuperó una parte de lo perdido al rebotar más de 10%.


El balance general de empresas arrojó 94 alzas y 14 bajas, con cinco papeles sin cambios, en una jornada en la que se observaron fuertes alzas en las acciones de la fabricante de Aluminio Aluar (+18,9%), el banco BBVA (+18,3%) y el banco Macro (+16,7%). El volumen de negocios totalizó $2.785,3 millones.


Los bonos argentinos son ahora la deuda soberana más riesgosa del mundo -después de Venezuela-, a raíz de la aplastante victoria de la oposición en las primarias.


Los ahorristas que tienen invertido su dinero en fondos comunes empezaron a salir de sus tenencias ante el fuerte descenso en el precio de los activos del país.

Noticias relacionadas


La consultora 1816 Economía & Estrategia, que provee información sobre la industria, estima que los rescates superaron el lunes $60.000 millones, lo que representa el 7,5% del total.


Este descenso supera en términos nominales al monto de rescates que se hizo durante la crisis financiera de 2018, y es la mayor caída desde que la consultora empezó a relevar estos datos en enero de 2017.


El fenómeno no sólo aumenta la presión en el mercado cambiario, por la decisión de pasarse al dólar, sino también sobre el mercado de bonos.


Y una de las mayores preocupaciones es que se genere un círculo vicioso: al verse forzados las administradoras a vender títulos de deuda que tienen en cartera para reajustar sus fondos, provocan una caída en los precios y hace crecer el riesgo de mayor salida de ahorristas, que a su vez podría llevar a una mayor depreciación del peso.