A TRAVÉS DE UN INFORME

El FMI aseguró que "será necesario un alivio sustancial" en la deuda argentina

El Fondo Monetario Internacional emitió un comunicado en el que sugirió despejar vencimientos por entre U$S55.000 millones y U$S85.000 millones en la próxima década.
Viernes 20 de marzo de 2020

Martín Guzmán y Kristalina GeorgievaKristalina Georgieva y Martín Guzmán

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sostuvo que "será necesario un alivio sustancial" en la deuda que la Argentina mantiene con los acreedores privados, para "restablecer la sostenibilidad" de esos pagos.

 

"El alivio en el servicio de la deuda en moneda extranjera que como mínimo se requiere depende del marco macroeconómico asumido, así como de las condiciones financieras en las que Argentina puede cumplir con sus obligaciones con los acreedores oficiales para el período 2021-24", indicó el FMI en un reporte técnico distribuido este viernes.

 

El acuerdo de reestructuración de deuda que Argentina eventualmente alcance con sus acreedores privados deberá reconocer que el país no tiene "margen para pago de deuda en moneda extranjera en corto y mediano plazo", dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un comunicado.

 

Noticias relacionadas

El organismo, que negocia con el país el pago de un crédito por 44.000 millones de dólares, dijo que después de una expansión fiscal que realizó el Gobierno para enfrentar la pandemia del coronavirus, prevé que Argentina registre un superávit fiscal primario de 0,8% del PIB en 2023 y un 1,3% del PIB en el largo plazo.

 

"El riesgo principal a corto plazo se relaciona con un impacto negativo más fuerte y prolongado de lo previsto de la pandemia del coronavirus, con efectos aún más adversos sobre la economía global y la Argentina", dijo el FMI.

FMI
Acuerdo con FMI
Kristalina Georgieva
Martín Guzmán
DEUDA ARGENTINA

Cuando termine la restructuración con los bonistas, el FMI buscará cerrar un programa largo y con reformas estructurales con Argentina

Aunque persisten las dudas por el diseño de la oferta, todo apunta a un plazo de pago de hasta 10 años.
Lunes 13 de julio de 2020

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, NAKristalina Georgieva, directora gerente del FMI, NA

Mientras se define el resultado del canje de deuda con los acreedores privados en que se embarcó el gobierno de Alberto Fernández con la propuesta que presentó ante la SEC (el regulador del mercado de valores de EEUU), el Fondo Monetario Internacional espera al final del camino.

 

Más allá del rol de aliada política que jugó en los últimos meses su directora, Kristalina Georgieva, el Fondo sigue siendo el principal acreedor de la Argentina, con los poco más de USD 44.000 millones que desembolsó de los USD 57.000 millones de crédito que entre junio y septiembre de 2018 había concedido durante el gobierno de Mauricio Macri.

 

Tres fuentes que conocen profundamente el organismo y el mundillo de Washington coincidieron en dos cuestiones. Una, que la restructuración de la deuda con los bonistas privados no puede darse por sentada. Y dos, que aun si el Gobierno logra restructurar la deuda con el acuerdo de una mayoría robusta y que no deje dudas sobre el éxito de la operación, necesitará un acuerdo “largo” con el FMI, concretamente un “Acuerdo de Facilidades Extendidas” (Extended Fund Facility) que le permita cancelar la deuda en hasta diez años.

 

Claudio Loser, ex director del Departamento “Hemisferio Occidental” del Fondo comentó: “los aspectos técnico-legales de la oferta argentina son vistos como una ´avivada’, no sólo por los bonistas sino también por algunos gobiernos y organismos multilaterales. El mensaje que están dando es que en el próximo default quieren que la restructuración sea más fácil; si no se mueven de esa posición habrá problemas”.

 

En el mismo sentido, otro ex-funcionario del Fondo, que participó de varias misiones en América Latina y trajinó reuniones de directorio, recordó que un miembro de uno de los comités que ya anticiparon su rechazo al convite oficial le dijo que buscarán cobrarle caro a la Argentina (en “Valor Presente Neto” o de cambios a la estructura legal) el tener un ministro de Economía que quiere pasarse de astuto.

 

“Este va a ser el primer canje, porque va a haber varios”, dijo Héctor Torres, representante por la Argentina en el directorio del Fondo durante las gestiones ministeriales de Roberto Lavagna y Alfonso Prat Gay. Más allá del tironeo por el valor de la oferta, señaló Torres, el diseño irritó no solo a los bonistas sino también a funcionarios internacionales en la medida que socavarían las Cláusulas de Acción Colectiva ICMA (por International Capital Markets Association) apoyadas expresamente en 2014 por el G20 y el FMI, justamente para superar problemas como la “Cláusula Pari Passu” con la que holdouts y fondos buitre habían acorralado a la Argentina en los tribunales neoyorquinos.

 

El acuerdo por las CAC-ICMA se logró al cabo de un largo camino en el que no fue posible crear un “Tribunal Internacional de Quiebras Soberanas”, como había propuesto en 2002 la entonces subdirectora del Fondo, Anne Krueger. Ahora justo la Argentina quiere hacerle evitar esas cláusulas mediante dos artilugios: la “redesignación” y el “método Pac-Man”.

 

Si el Gobierno supera esas vallas con un canje exitoso, deberá luego negociar con el Fondo. Al respecto, dijo Torres, al exceder en su oferta el límite de lo que el propio FMI había considerado “sostenible”, el gobierno señaló que necesitará un acuerdo de largo alcance con el organismo. Un stand-by no sería suficiente. Y un “Acuerdo de Facilidades Extendidas” requerirá reformas estructurales en temas laborales, impositivos o previsionales.

 

La lógica de plazos, explicó Torres, es que esas reformas son política y económicamente costosas a corto plazo, pero “pagan” luego. Crea o no en esa lógica, el gobierno de Alberto Fernández necesita el mayor plazo posible para acomodar las cargas financieras y diseñar qué reformas ofrece. Aunque –señaló Torres– es un hecho que la Argentina atraviesa hoy una reforma laboral y previsional de facto.

Deuda externa
Bonistas
Negociaciones
Acuerdo con FMI
RENEGOCIACIÓN DE DEUDA

Acreedores BlackRock y Exchange rechazaron nueva oferta que presentó el Gobierno para reestructurar la deuda

Reconocen avances pero reclaman cambios en oferta del Gobierno. El comité de acreedores consideró que la iniciativa "es un paso en la dirección correcta" pero que "no alcanza".
Miércoles 8 de julio de 2020

Martín Guzmán, ministro de Economía de Argentina, NAMartín Guzmán, ministro de Economía. NA.

Dos de los principales grupos de acreedores reclamaron este miércoles al Gobierno cambios en la última oferta de pago presentada por la Argentina, aunque reconocieron que la propuesta "proporciona una base para un compromiso constructivo".

 

Así lo advirtieron en un comunicado conjunto emitido por los grupos Ah Hoc -entre los que se encuentra el fondo más grande del mundo, BlackRock y Exchange.

 

Pidieron negociar cambios en la propuesta difundida el domingo por el Ministerio de Economía y presentada este lunes en el Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC).

 

En el documento, los acreedores aseguraron que la propuesta "no refleja el aporte vitalmente necesario de los grupos de acreedores más grandes de la Argentina para entregarle a la Argentina una reestructuración de la deuda exitosa".

 

El Gobierno nacional esperaba que este grupo de fondos de inversión -que además de Blackrock componen T. Rowe y Ashmore, entre otros grandes jugadores del mercado- no apoye inmediatamente la propuesta.

 

Contrariamente, otros acreedores como Gramercy, Greylock y Fintech se mostraron a favor.

Deuda
Bonistas
Martín Guzmán