Sergio Marchi, AGENCIA NASergio Marchi, AGENCIA NA

Sergio Marchi, Secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), afirmó que con la paralización del fútbol por la pandemia de coronavirus "está en juego la industria del fútbol".

 

"En medio de una crisis como esta, hay que ser generoso y pensar cómo generar trabajo. Hoy se pone en juego la industria del fútbol porque no se ve la luz al final del túnel. Nosotros estamos dispuestos a acompañar en la construcción de un fútbol digno y decente pero de ninguna manera a poner en riesgo las fuentes de trabajo para a sembrar más incertidumbre y angustia", afirmó.

 

Por ese motivo el dirigente gremial hizo un reclamo de "responsabilidad" a la dirigencia de los clubes para poder hacer un salvataje de las fuentes de trabajo que involucran a la actividad.

 

Noticias relacionadas

En tanto, hizo un llamado "urgente" para que se pueda priorizar los salarios de los trabajadores del mes de abril "para que no sientan más angustia".

 

Marchi calificó como de un "pensamiento corto" la postura del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, a quien apunta de priorizar el modelo deportivo y no lo relacionado con la actualidad de los jugadores.

 

"Ahora es momento de pensar cómo proteger a los que trabajan en el fútbol. Una vez que podamos mover la pelota, podremos sentarnos y decir qué campeonatos queremos o qué calendarios, pero plantearlo en el escenario que estamos viviendo es de un pensamiento bastante corto", explicó en declaraciones a radio La Red.

 

El gremialista y ex jugador de San Lorenzo y Gimnasia y Esgrima La Plata, puntualizó que en toda esta urgencia "la FIFA hizo un pobre papel. El presidente hizo declaraciones demagógicas cuando dijo que había que aprovechar este contexto para generar competencias con menos partidos y menos equipos para encajar los calendarios".

 

"En medio de una crisis como esta, hay que ser generoso y pensar cómo generar trabajo. Hoy se pone en juego la industria del fútbol porque no se ve la luz al final del túnel. Nosotros estamos dispuestos a acompañar en la construcción de un fútbol digno y decente pero de ninguna manera a poner en riesgo las fuentes de trabajo para a sembrar más incertidumbre y angustia", afirmó.

 

También Marchi se refirió a los dirigentes argentinos, a los que les pidió "compromiso, responsabilidad y generosidad" para proteger a los trabajadores.